Poder charlar media hora con Chris McCormack es todo un privilegio. Hablamos de un triatleta con una trayectoria impresionante y que, en competición, era conocido por ser un gran estratega. Ahora, fuera de ella, este australiano que vive en Tailandia, con un pie en Bahrain y otro moviéndose por todo el mundo, no lo hace nada mal en ninguno de los dos proyectos que tiene arrancados relacionados con el triatlón: el posiblemente mejor club de triatlón del mundo, Bahrain Endurance 13, y la Super League Triathlon, que tendrá su segunda edición el próximo mes de septiembre en la isla de Jersey.

El Bahrain Endurance es probablemente el equipo más fuerte en la historia del triatlón, y la visión que teníamos con Shaikh Nasser bin Hamad Al Khalifa -príncipe y presidente del comité olímpico de Bahrain- era completar la imagen que le faltaba al triatlón, de presentarse a determinados eventos en grupo como un equipo“, afirma McCormack. “Y aunque el triatlón no es un deporte de masas, sí que es un deporte que deja huella“. La plantilla del Bahrain Endurance cuenta con, entre otros, nombres como Javier Gómez Noya, Alistair Brownlee o Jan Frodeno. Pero la filosofía del club va más alla: “El espíritu de este equipo es fomentar la participación masiva de gente de Bahrain -y gente que venga a Bahrain- en triatlón y en deportes de resistencia  -ya tenemos un equipo ciclista en el Tour de Francia-, y también como equipo aprovechar el inicio de la temporada para hacer algún stage todos juntos”.

Super League Triathlon

Su otro proyecto, la Super League Triathlon, va viento en popa: “Ha habido un trabajo muy duro para que este proyecto salga a la luz, alentado por muchos profesionales del triatlón que se quejaban de hacia dónde estaba dirigiéndose este deporte y que lo que estaban recibiendo de tanta dedicación no era lo que esperaban. Así que con la experiencia que he tenido compitiendo en pruebas ITU y en eventos Ironman, decidí crear un nuevo concepto de competición, algo parecido a lo que pasa en deportes como el tenis o la Formula 1, donde se crean verdaderas estrellas del deporte y los medios están muy interesados en la distribución de los contenidos, de tal forma que el triatlón llegue más allá”.

Dos hombres le acompañan en el proyecto: Leonid BoguslavskyMichael D’Hulst. “Con mis compañeros, buscamos un modelo de negocio en el que se creara una liga totalmente profesional, en el que se de valor a través de la televisión y los medios no sólo a los patrocinadores, sino también a los atletas. Los sponsors actuales del triatlón no obtienen todo el retorno de inversión que debieran, por lo que no están durante muchos años dando ayuda”.

El australiano tiene claro que la televisión es el futuro de este deporte: “El primer evento de la Super League, en la Isla de Hamilton, fue la prueba de triatlón con mayor audiencia de la historia. Para la de Jersey, que ya hemos incluido a las mujeres, esperamos seguir creciendo“. El modelo es claro: “Con un escenario como el de la superliga, donde tenemos la exposición de los monos de competición, el entorno de la carrera, apoyado por la retransmisión de TV, de streaming por internet, de la repercusión en redes sociales, queremos llegar mucho más allá que el modelo de negocio de Ironman, basado en vender plazas para sus eventos, o las competiciones ITU, que están bajo el paraguas de las federaciones, pero con una intención no tan comercial”. ¿El objetivo final? “Queremos llegar a una audiencia de tres, cuatro, cinco millones de espectadores en todo el mundo, dando una estabilidad a los deportistas y cambiando la forma en que se vive actualmente la profesionalización de este deporte

Para la próxima temporada los organizadores esperan contar con cinco pruebas dentro del calendario: “Como la temporada ITU va de abril a septiembre, tendremos cinco pruebas de Super League entre septiembre y abril, en los que competirán los 25 mejores triatletas, tanto masculinos como femeninos”. Para 2019, es más ambicioso si cabe: “Queremos tener hasta siete eventos en un formato similar al de la Fórmula 1, con destinos por todo el mundo con el apoyo de la televisión para crear grandes estrellas que no solo sean conocidas por los aficionados al triatlón, sino también por el gran público”.

España es sin duda uno de los países más importantes para el triatlón, los organizadores y las marcas. También para McCormack: “Tengo gran afinidad con España. Allí gané en 2012 mi último mundial ITU – Vitoria- y para preparar mi Campeonato del Mundo de Ironman 2010 estuve entrenando cinco semanas en Banyoles. He pasado mucho tiempo también en Valencia, y competí en Gernika, en un Campeonato del Mundo de duatlón”. Siendo así, la pregunta era obligada: ¿Puede albergar España una prueba de la Super League?. Afortunadamente, Macca deja la puerta abierta: “Estaríamos abiertos a hacer una prueba en Valencia, con la que hemos hablado a inicios de año, ya que la calidad de los triatletas españoles actualmente es enorme, y el país tiene una gran riqueza deportiva, quizás uno de los mayores del mundo. Sería una desgracia no tener una prueba de la Super League en España con los partners adecuados y con la ayuda necesaria, así que vamos a hacerlo realidad. Sería algo maravilloso para mi equipo y me daría la oportunidad de pasar más tiempo aquí”.

Relación con la ITU

A principio de temporada, cuando se anunció el nacimiento de la Super League, desde la Federación Internacional de Triatlón, se valoró su aparición con cierto escepticismo. A tenor de la opinión de McCormack, su visión ha cambiado: “Tenemos muy buena relación con la ITU, respetando su regulación y sus reglas, y creo que entienden el modelo de profesionalización que queremos ofrecer a los atletas“. Para el australiano es necesario que todos remen en la misma dirección: “Todos queremos el desarrollo global de este deporte, y nos complementamos y entendemos de momento muy bien. Queremos deportistas que puedan vivir del deporte, como Roger Federer, Rafael Nadal, Usain Bolt, jugadores profesionales de la NBA, y que estén interesados y encantados de participar en los juegos olímpicos. Somos visiones complementarias del mismo deporte y espero que continuemos cooperando muchos años más”.

Hablando de los Juegos Olímpicos, “la ITU hace un trabajo extraordinario y la decisión del comité olímpico de incluir los relevos mixtos en el programa olímpico es fantástica, pues aportará más espectacularidad. En los próximos años, doce, dieciséis, veremos un cambio en el movimiento olímpico. La audiencia y la manera de consumir contenido cambiarán, no tendrá nada que ver, por ejemplo, a como era hace veinte años”.

La vida fuera de la competición

Además de coordinar Bahrain Endurance 13 y Super League Triathlon, Chris McCormack dirige un centro deportivo en Tailandia, el Thayapura Phuket, “el más completo de Asia“, según él. Con tanto trabajo, no echa de menos competir: “Tras el Mundial de Vitoria, en 2012, hablé con mi mujer y pensamos que era el momento de dejarlo, con una familia joven con tres hijos y centrarme en el mundo de los negocios. Como ya he dicho, soy una persona muy dedicada y que se centra en sus objetivos, y quería hacer lo mismo en el mundo comercial, aprovechando mi experiencia en el mundo del triatlón y los numerosos viajes que he hecho en mi carrera”.

El gusanillo está ahí, no obstante: “Aún compito, aunque sea muy muy poquito en triatlón, pero ahora me centro más en competiciones amateurs de ciclismo y moutain bike, simplemente porque el triatlón requiere muchas más horas de dedicación. Me gustaría participar como GGEE de forma no competitiva en alguna prueba de triatlón, aunque descarto preparar pruebas de larga distancia. El triatlón me ha dado mi vida, muchos de mis amigos vienen de este mundo, y estoy muy contento de haber encontrado este deporte, al que siempre estaré agradecido”. 

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon