¿Eres de los que te gustaría ir a trabajar en bici pero no lo acabas de ver claro? La poca cultura ciclista que hay en general en las ciudades españolas (salvo honrosas excepciones, que las hay), los perfiles sube y baja de algunas, el llegar sudando a trabajar, y el miedo a que te roben la bici son algunos de los inconvenientes que pueden echarte atrás en tu propósito.

Miles de ingenieros trabajan a diario para conseguir bicis más rápidas y ligeras buscando ese perfil aero que tanto nos gusta, pero muy pocos son los ingenieros centrados en bicis urbanas. Pues mira tú por dónde, en Planeta Triatlón hemos ido a buscarlos y los hemos encontrado. No hemos tenido que viajar muy lejos porque están en Amsterdam. Os los presentamos. Se llaman VanMoof. y, como no podría ser de otra manera, son unos verdaderos enamorados de las bicicletas, por eso saben lo que hacen.

A los holandeses Carlier montar en bici les hace ser más creativos, por eso es su medio de transporte habitual a la oficina y por eso han estado años trabajando en su nueva bicicleta eléctrica: la Electrified S, dotada de un sistema de seguridad a través de una app móvil que la hace prácticamente invulnerable a los robos. ¿Te imaginas? Llegar a trabajar en una bici chula (no de esas que parecen que llevan un motor de un reactor incorporado a la bici); con la ayuda que te aporta en el pedaleo  y que permitirá que llegues a trabajar en perfecto estado de revisión; y encima, a prueba de robos.

VanMoof Electrified S-2-970-80

Tan convencidos están estos holandeses que se han propuesto extender este medio de transporte en otras ciudades. En España lo van a tener claro porque ya sabemos cómo nos las gastamos aquí, pero que por facilidades no sea. Los Carlier desafían en su web a todo y a todos: “los ladrones, las cuestas, el tráfico o la seguridad. Si hay algo que se interpone entre vosotros y vuestro deseo de montar en bicicleta, estamos preparados para encontrar una solución”

¿Cómo es una VanMoof Electrified S?

Es una bici eléctrica que te podrá gustar más o menos en su estética, pero hay que reconocerles el diseño a estos chicos. No es el típico cacharro al que añaden una batería y a correr, no. En esta bici toda está perfectamente encajado y recogido para unir funcionalidad y estética. De motor la cosa va bien, gracias. Tiene un motor eléctrico de 250W, alimentado por unas baterías que otorgan a la bici una autonomía de 120 kms. Vamos que te podrías terminar una media distancia con ella tan ricamente y aun así te quedarían 30 kms para seguir pedaleando. Las baterías se cargan en 6 horas. La velocidad máxima es de 32 km/h, no está mal, ¿no? Para un llaneo tranquilo por ciudad y no sudar al llegar, es buena opción.

Hay que dejar claro que es una bici para moverse por la ciudad, no para competir, que os conozco. Por eso, no hay carbono, sino aluminio para su cuadro. Pesa 18,4 kilos, pero no olvidéis que no es para contrarreloj ni para ir acoplado.

¿Qué pasa si nos roban la bici?

Uno de lo puntos fuertes de la marca es que la bici siempre está localizada, lo que le hace única en el mercado. La bici se comunica por Bluetooth con nuestro smartphone, ya sea iOS o Android, desde donde podremos monitorizar todos los elementos: velocidad, luces, bloqueo. Además, Philips ha hecho un gran trabajo con el sistema de iluminación de la bici, parece atómica y muy bien integrada dentro del minimalismo de la bici.

¿Que nos roban la bici? No pasa nada, la aplicación nos dirá su posición exacta en el mapa, gracias al GPS y módem 3G que lleva integrado. Además, podemos bloquear la bici cuando queramos a través de nuestro móvil y, por si fuera poco, también tiene un soporte para un candado flexible en la barra superior.

 

¿Cuánto cuesta?

Lo bueno ya sabéis que no suele ser barato, así que la gracia se llama “desde 2.498 €”, pero dado que está llamada a ser la bici inteligente del futuro, algo parecido a Tesla en coches, puede ser una buena inversión. La bici estándar de la marca, sin ser eléctrica, la podéis conseguir desde 598€. No os tenéis que ir hasta Amsterdam a por ella, ya que VanMoof tiene tiendas también en Berlín, Taipei y Nueva York. Y, lo mejor de todo, también las vende online.

Que levante la mano quien no tenga bici de carretera y/o cabra por un precio similar o superior…