Que con esto del respeto al ciclista hemos perdido el norte hace tiempo, lo tenemos bien claro todos los que usamos la bicicleta, pero es que  las noticias sobre accidentes en los que se ven involucrados usuarios de las dos ruedas son cada vez más inverosímiles.

La última es de mear y no echar gota, sinceramente: la policía australiana está investigando un atropello ocurrido el sábado por la mañana en Camberra en el que el coche involucrado iba conducido por una niña de trece años y en el que -flipa, colega- el padre, de cincuenta, iba de acompañante.

Foto: Newslocker

Foto: Newslocker

El ciclista, de veinticuatro años, se vio atropellado cuando la muchacha giró a la izquierda e invadió su carril. Fue trasladado a un hospital cercano con heridas severas, aunque su vida no corre peligro.

El responsable de la Policía declaró posteriormente que habían comenzado una investigación al respecto, para saber por qué narices la niña de trece años iba conduciendo con su padre al lado…