Ha ocurrido en Australia. Un ciclista de Sydney ha declarado que sufrió quemaduras de tercer grado en su cuerpo cuando su iPhone explotó después de una leve caída. Por eso quiere hacer conscientes del peligro de llevar este tipo de dispositivos en el maillot. El hombre fue ingresado en un hospital, donde estará varias semanas.

El afectado, Gareth Clear, de 36 años, dijo que su iPhone estaba en el bolsillo trasero y que empezó a arder tras la caída que tuvo con la bici el pasado domingo.

Fuente: smh.com.au

Así quedó la pierna del ciclista tras las quemaduras

“Acabo de ver el humo saliendo de mi bolsillo trasero … y luego , de repente, empecé a sentir un dolor y un calor abrasador a través del teléfono en cuestión de segundos”, dijo. “Sólo recuerdo mirarme la pierna y estaba todo negro y olor a quemado”.

Apple Australia no ha querido hacer comentarios sobre este incidente. Gareth ha declarado que no culpa a la corporación estadounidense Apple del accidente, pero pretende demandar que investigue el caso y determine la causa de lo ocurrido. El hombre afirma que es necesario despertar consciencia entre los usuarios de móviles y advertir de los posibles riesgos de estos dispositivos para la salud.

Fuente: smh.com.au

El móvil tras arder

Aumentan las quejas sobre las baterías de los móviles

Cada año, la Australian Competition and Consumer Commission (ACCC) recibe una o dos quejas relacionadas con las baterías de los móviles.

El hecho de que cada vez se busquen tamaños más pequeños y ligeros de los dispositivos móviles, junto con las expectativas de los consumidores de que sus baterías sean eternas, son un verdadero reto para los fabricantes. Las baterías de litio son vulnerables a un impacto físico fuerte, lo que puede dañar los finísimos separadores que mantienen la batería separada.

La ACCC recomienda no llevar nunca los móviles en el bolsillo trasero cuando vayamos a hacer deporte que puedan tener riesgo de caída, como el ciclismo.

Fuente: The Sidney Morning Herald