Ya sabemos todos cómo se las gastan los vascos en general. Si uno hace un Everesting, ellos hacen tres. Será por desnivel… Y eso es lo que pensó nuestro protagonista de hoy, Aitor Antxustegi, más conocido como Berritxu en su entorno de amigos. El ciclista originario de Berriatua, un municipio de la provincia de Bizkaia, ha hecho algo que no muchos pueden conseguir, un Everesting  multriplicado por tres. Es decir, subir tres veces la altura del Everest acumulando un total de 27.172 metros en una única sesión que registró en Strava.

Los datos los tenéis ahí. El pasado 25 de mayo, Berritxu subió y bajó el puerto de Urkiola nada más y nada menos que 52 veces seguidas para conseguir llegar a acumular un desnivel superior a los 8.842 metros del Everest multiplicado por tres. Un total de 567,8 kilómetros recorridos en bici, 27.172 metros de desnivel positivo y 28.890 calorías consumidas durante 37 horas, 51 minutos y 49 segundos. Más de un día y medio sobre la bici para conseguir este reto. Vaya animalada sobre la bici.

Al comienzo de la prueba, además, no paró de caer agua, lo mejor para subir y bajar puertos… «La primera noche llovió mucho, y eso fue lo peor. De hecho, bajando el puerto estaba lloviendo, hacía frío y tenía problemas para frenar». Afortunadamente Berritxu contó con la ayuda de algunos amigos que le acompañaron durante su reto. «La mayor parte del primer día fueron en coche. Pero también me acompañaron en bici». Concretamente, uno de sus acompañantes subió Urkiola siete veces seguidas. Una vez visto que era capaz de hacer un doble Everesting, Berritxu apostó fuerte y vio claro que podía triplicarlo.

 

 

Subir a ritmo constante

«Lo más difícil y más importante es mantener constante la fuerza. No subes rápido, pero tampoco demasiado lento. El ritmo debe ser constante «. Lógicamente, para saber cuál debe ser tu ritmo de subida, nadie mejor que tú. «Necesitas saber qué ritmo puedes mantener». También añade que «El cuerpo no sufre tanto, es más bien un tema de muchas horas, pero los muslos no tienen tanto desgaste. Es peor una cicloturista tipo Quebrantahuesos, esas pruebas sí son difíciles».

Aitor Antxustegi

Por ahora, Berritxu se toma una semana libre de recuperación, pero ya está preparado para nuevos retos y para participar en alguna marcha cicloturista, porque esto no se puede hacer todas las semanas…. ¡y eso que es vasco!

Fuente: lea-artibaietamutriku.hitza