¿Te has planteado alguna vez cómo elegir tus gafas de natación? Sí, sí, me refiero a TUS gafas, no a las gafas del resto de tus amigos o compañeros de equipo. Porque lo que a uno le vale en tema gafas, al igual que zapatillas, puede que no te valga a ti.

Hace una semana tuve la suerte de darme un chapuzón por aguas tinerfeñas sin tener que voltear cada 25 metros y me di cuenta que ya era hora de cambiar de gafas porque aquello era como nadar completamente a ciegas. Con el sol de cara, gracias a que pude seguir pies, es como pude salir del agua por la orilla y no tuvo que salir la zodiac a por mí. Así que, ya que estoy decidida a cambiar de gafas, voy a reflexionar en voz alta qué temas tengo en cuenta a la hora de elegir un modelo u otro, por si alguno sigue sin encontrar el modelo perfecto.

Reconozco que cuando encuentro un modelo que me va bien, hago como con las zapatillas, que no cambio en unos cuantos lustros. He probado todo tipo de gafas desde mi más tierna infancia, y hay algunas que resultan realmente incómodas, insoportables para nadar más de 1.500 metros seguidos sin que el efecto ventosa te vaya absorbiendo poco a poco y termines con un dolor de cabeza importante. Es fundamental encontrar tu modelo, que por supuesto, no tiene que ser para nada mi modelo ni el que usa la mayoría de las personas con las que entrenas a diario. Unas gafas que para alguien son lo más grande, para ti se te pueden convertir en la mayor pesadilla a la hora de ir al agua.

Para ver si el modelo se adapta bien a nuestra cara, intentaremos seguir estos 3 sencillos pasos antes de lanzarnos a la compra del modelo (lo malo de comprarlas online es que no podremos hacer esto que te digo aquí abajo):

1. Prueba de la ventosa: te colocas las gafas solo con la ventosa, sin poner la goma y se tienen que sujetar con la presión.
2. Ajusta el puente de la nariz dependiendo del modelo que hayas elegido (autoajustables, puentes intercambiables, etc)
3. Coloca la goma por detrás de tu cabeza sin sacarte los ojos de la presión.
4. Saca tus propias conclusiones. Hay gafas que van como anillo al dedo, y otras que no consigues que se adapten ni a tiros.

Por lo que he podido leer por ahí, es algo muy normal que tengamos caras asimétricas. Las proporciones de las que nos hablaron los griegos resulta que no son tan habituales como pensábamos, de ahí que los helenos consideraran guapos a las formas proporcionadas. Vamos a dar por supuesto que todos tenemos las caras de aquella manera y podremos entender mejor por qué es tan difícil que unas gafas se adapten correctamente a nuestra cara. Una vez asumidas nuestras imperfecciones faciales, la siguiente pregunta que me hago es para qué quiero las gafas:

Natación ocasional

Para que no me entre cloro cuando voy de vez en cuando a la piscina y nado ocasionalmente. En este caso, tampoco creo que tengas que hacerte mucho lío con la elección. Busca una gafa de un tamaño que te sea cómodo y mucho campo de visión. Si puede ser con puente autoajustable, te será más práctica. Aquí el precio es decisivo, ve a una gafa estándar que te sea cómoda.

AQUAFORCE BLACK

Arena Aquaforce

 

finis-thunder

Finis-Thunder, 16 €

Entrenamiento

Para nadar habitualmente entre semana como entrenamiento. No es lo mismo entrenar que competir. El entrenamiento, salvo que vivamos en islas y en zona costera, nos suele tocar a todos en piscina cubierta: poca luz, mucho calor y vaho en el ambiente. Aquí ya hay diferentes gustos y elecciones. Yo recomendaría unas gafas claras y que no sean demasiado caras por el tute que le vas a dar y por el tiempo que van a pasar metidas en tu mochila junto con el resto de la equipación de natación húmedas. Mi consejo es buscar unas gafas que se adapten bien a nuestra cara, que no se empañen apenas y que nos permitan voltear con alegría. Para muchos, la mejor elección es las famosas gafas suecas, unas gafas baratísimas que si te adaptas a ellas te puede solucionar el entrenamiento en piscina. Hay diferentes acabados, algunas incluyen ya una banda de silicona que rodea todo el arco del ojo para que no te taladren la cuenca del ojo.

gafassuecscolores

Gafas suecas, 8 €

Si no consigues hacerte a ellas, hay otra opción que son las gafas de máscara con las que entrena mucha gente también. No aprietan por ningún sitio y te dan un campo de visión muy amplio. Lo que nos vas a poder hacer con ellas es tirarte de cabeza porque se te saldrán a la primera.

aqua-sphere-172600

Aqua Sphere, 29 € aprox

Competición

Para competir. Aquí la cosa cambia, el agua suele estar más fresquita y salvo que esté nublado, hay mucha luz. Si compites en pruebas de larga y media distancia puede que empieces nadando casi de noche, y acabes con el sol ya en paralelo al agua, lo que puede llegar a molestar bastante. De todos es sabido que las salidas de los triatlones empiezan a parecerse a una batalla campal, se han perdido las buenas costumbres del “pase usted primero, por favor”. Aquí hay que tener muchos factores en cuenta a la hora de elegir unas u otras. Reconozco que llevo años utilizando las Zoggs predator en todos sus acabados y siempre me han ido muy bien. Dependiendo de dónde nade, utilizo unas u otras: transparentes, oscuras, cromadas, etc, según la cantidad de luz que haya. El ajuste facial de este modelo es muy bueno y bastante cómodas, destacando su ajuste. Zoggs cuenta además con varios modelos específicos para piscina que no tienen que ser obligatoriamente las Predator.

zoggs-300848-fina-goggles

Zoggs Predator, 30 € aprox

 

kayenne

Aqua Sphere Kayenne, 27,50 € aprox