Cada temporada llega a nuestros oídos la noticia de que las medusas se han cebado con los triatletas en alguna prueba. Recordemos el caso reciente del Triatlón de Salobreña, donde 144 de los 150 triatletas sufrieron picaduras. Aunque su presencia es inevitable, para algunos, estos celentéreos no suponen un problema y son parte del juego. Pero hay quienes sufren auténtico pánico con estos animales tan desagradables. Nos guste más o menos en algún momento tendremos que lidiar con ellas, por eso no vienen mal algunos consejos sobre cómo evitar las medusas cuando nadamos en aguas abiertas.

Atento a las señales de advertencia

Cuando llegues a la playa busca señales que adviertan sobre la presencia de medusas. Algunas playas colocan letreros de advertencia o banderas advirtiendo del peligro. Si no estás seguro de si hay medusas por allí, pregunta al socorrista. Si entras a nadar y te encuentras con una medusa lo más sensato es volver fuera. Al menos para comprobar que no es una variedad peligrosa y que no se trata de un plaga.

Nada con cuatro ojos

Esté atento a cualquier cosa que se parezca a un tentáculo flotante. Algunas especies de medusas tienen tentáculos que pueden picar incluso después de desprenderse. Por lo tanto, permanece atento y vigila tu entorno al nadar para evitar sorpresas. Si ves algo que se asemeje a un tentáculo de medusa, abandona el agua. Sobre todo si estás nadando en una región donde se puedan  encontrar especies de medusas muy peligrosas: hace unos meses hubo varias noticias de plagas de carabela portuguesa en nuestras costas.

Evita las condiciones climáticas que atraen a las medusas

Estos cuerpo gelatinosos a menudo terminan en la playa después de períodos de fuertes lluvias o fuertes vientos, y también se sabe que se acercan a la costa después de períodos de clima más cálido. Ten en cuenta que algunas regiones se ven expuestas a lo que se llama una “temporada de medusas”: si viajas, investiga cuándo ocurre la temporada de medusas y trata de planificar tu viaje en otro momento.

Usa repelente de medusas

Hoy en día hay algunas marcas de repelente que hasta funcionan como protector solar. Estas lociones protegen contra las medusas al engañar a las criaturas para que crean que el nadador es otra medusa, lo que hace que no reaccionen con una picadura. Además, en caso de que el mecanismo falle, la loción también incluye un extracto de plancton: está comprobado que evita que la medusa pueda enviar el mensaje de “picadura” a su cerebro.

¿Y si aun así me pica?

Lo pasos básicos son en primer lugar lavar el área con agua salada (nunca con agua dulce ya que activa las células y vierte veneno de nuevo) o con vinagre, zumo de limón o suero fisiológico si hubiera disponible. Hay que retirar los restos de tentáculos de la zona afectada con unas pinzas, pero no debemos hacerlo hasta pasados 10 minutos.

A continuación se aconseja aplicar una crema o stick que contenga antihistamínicos para el alivio de los sintomas (nosotros os ponemos este, pero hay varios en el mercado muy similares todos entre sí). También encontramos asociaciones de difenhidramina o dexclorfeniramina (Polaramine) con sustancias como alantoina que ayudan a suavizar la piel y actúan como cicatrizante natural con efecto calmante.

Fenistil - Rollo refrescante, 8 ml
  • El efecto refrescante pronunciado alivia la picazón y el ardor, por ejemplo en picaduras de insectos y quemaduras solares.
  • Práctico para viajes gracias al práctico formato de lápiz labial.
  • Libre de colorantes y fragancias añadidas.
  • Apto para adultos y niños.

Un corticoide tópico también conlleva grandes beneficios: antiinflamatorio, vasoconstrictor, inmunosupresor y antiproliferativo. En el caso de las picaduras se indican los de potencia baja o media. Los más habituales son Fluocortina 0.75% o Hidrocortisona acetato: 0.25, 0.5. 1 y 2.5%.

Por último hablamos de un producto denominado Medusicalm, que lo tenéis en farmacias.  La papaína, su ingrediente principal, ayuda a calmar y neutralizar los efectos de las picaduras de medusas gracias a su efectobactericida, bacteriostático y antiinflamatorio. Además lleva alantoína, cicatrizante y calmante.