¿Cómo puedo calcular el volumen de hidratación que necesito en un ironman? Esa puede ser una de las preguntas que más estrés genera a un triatleta que se enfrenta a la larga distancia.

Y es que no tenemos suficiente con saber cómo alimentarnos a lo largo de los 180 kilómetros del ironman, que además nos tenemos que preparar para los cuarenta y dos kilómetros del segmento de carrera a pie. Demasiadas cosas para una cabeza que ha de estar centrada en pedalear.

La mayoría de los triatletas necesitan entre 560 y 680 mls de líquido por cada hora de actividad física. Así que haz cálculos de cuánto líquido. Una barbaridad. ¡Pero es que encima no es solo agua! Sirve para reducir la hidratarnos y controlar nuestra temperatura, pero también necesitaremos mantener nuestros niveles de electrolitos y calorías, así que también necesitaremos alguna bebida del tipo gatorade, o powerade, o cualquiera similar (que posiblemente también acabe en “ade”).

Así que yo diría que a lo largo de la carrera hay que llevar dos bidones: uno con agua, y otro con bebida isotónica y cada quince minutos, intercalándolas, ir dando tres tragos cada quince minutos. Y es muy importante no olvidarse, o pensar que porque en un momento vayamos bien, no hace falta beber. Porque es un error que mucha gente comete y que sólo ayuda a que lleguemos en un momento a tener sed. Y queridos: si tenemos sed, es que hemos esperado demasiado y posiblemente ya sea tarde.

Así que ya sabéis: el cuerpo hay que tenerlo hidratado en todo momento. Si seguimos esta pauta de tres tragos cada quince minutos, cada bidón nos durará posiblemente dos horas y media, así que a lo largo del recorrido necesitaremos parar en alguno de los avituallamientos en algún momento. Por cierto, un último comentario a este respecto: Si sois de los que tenéis bidones aerodinámicos, os doy una recomendación: practicad antes de la competición lo de llenarlos en carrera.