Ayer Maribel Martínez le dedicó un genial artículo a estudiar cuál es el perfil psicosocial del triatleta. Pues bien, ahora voy estudiar al triatleta desde el punto de vista puramente físico. ¿Cómo podemos identificar a un triatleta en nuestra vida normal? Quiero decir, cuando no va con el mono puesto del club de triatlón al que pertenece. Cuando te encuentras a gente en tu vida normal que te da indicios de que puede ser, pero no lo tienes claro. Pues aquí va una pequeña lista de rasgos que te pueden alertar de un posible triatleta a tu alrededor:

Pómulos marcados

Esta característica puede ter dos interpretaciones completamente diferentes según de quién venga. Si es tu madre la que te ve, probablemente te dirá eso de «vaya mala cara, qué cara de muerto tienes», «ojos hundidos y pómulos marcados, tienes que descansar y comer más». Tu madre no entiende el concepto «estar fino» que implica mínimo peso y máxima energía, ni lo entenderá nunca porque a ella lo que le gusta es verte con cara lozana y buenos mofletes. Y eso en nuestro mundo no es aerodinámico.

Ahora bien, un estudio de la Universidad de Abertay (Escocia), publicado en la revista Nature Communications, sostiene que las mujeres se sienten atraídas por los hombres de pómulos marcados y mandíbulas pronunciadas. Según esta investigación, el “macho” tradicional gusta siempre por motivos biológicos, pues estas características físicas están relacionadas con un fuerte sistema inmune y grandes niveles de testosterona. Así que, ya tienes un motivo más que sólido para seguir entrenando como un loco y conseguir esos pómulos bien marcados que te llevarán a ser un Adonis allá por donde vayas.

Frederik Van Lierde

Foto: Ironman

Calvos

El triatlón es un deporte donde la aerodinámica prima en cualquiera de sus tres disciplinas. Así que cualquier segundo que le puedas sacar al crono sea como sea, bienvenido sea. ¿Qué mejor manera de conseguir la mínima resistencia en la cabeza? Pues la ausencia de pelo, sobre todo cuando es impuesta, ¿verdad?

Te irás encontrando gente calva por la calle, con pómulos marcados y que, en general, presentan un buen tono muscular. Ya estás con la mosca detrás de la oreja, pero todavía te faltan por adivinar algunos rasgos típicos del físico de un triatleta para ver si tus sospechas son fundamentadas.

Depilados

Da gusto ver esas piernas, esas espaldas y esos torsos sin un solo pelo. Ha costado, pero por fin las cosas se han acabado por imponer, aunque sigue existiendo la vieja escuela que nunca pasará por ahí. Que conste que la depilación masculina no es algo que hayan inventado los ciclistas ni los triatletas. Si investigamos un poco, nos encontramos con que en el antiguo Egipcio ya los faraones y sacerdotes se depilaban el cuerpo entero como signo de pureza. En España esta moda no vuelve a imponerse hasta los años 90 y los deportistas fueron uno de los principales abanderados del movimiento prodepilación.

Aunque siempre hay un criterio estético que se impone, hay otras justificaciones para la depilación en nuestro deporte: menor resistencia en el agua, es más fácil curar las heridas en caso de caída en bici. Además, solemos ser fieles a nuestros fisios y es mucho más agradable un masaje sin pelos que pareciendo un oso.

tatuaje agua hidratación

Foto: tattooedtri.blogspot.com

Tatuados

Un verdadero triatleta va tatuado, ya te habrás fijado. Pero qué gaitas, los tatuajes están de moda no solo entre los triatletas sino entre los jóvenes españoles. Un 25% del público va tatuado actualmente. La pregunta ahora es dónde. La mayoría (40%) prefiere un tatuaje en espalda o en el omóplato; un 25% lo hace en los brazos; un 20% se tatúa estómago y ombligo; y por último, un 5% se tatúa tobillos y muñecas.

Cuando les preguntas a algunos triatletas por qué se han tatuado una imagen en concreto no siempre te saben responder con fundamento. Algunos simplemente se encomiendan a un artista que es el encargado de crear la obra de arte; otros apuntan más hacia la simbología japonesa y tahitiana, muchos se van tatuando los nombres de las pruebas que van terminando en su curriculum deportivo. Es decir, no hay un patrón fijo de tatuaje cuando hablamos de triatletas. Así que tú eliges lo que te tatúas, se acepta todo. Lo que está claro es que es una forma de expresión, de arte y de rebeldía.

Barba de tres días

Al igual que cada vez es más frecuente ver a triatletas estilo hipster, la barba de tres días hace estragos entre aquellos que tienen una prueba a la vista. Si me permitís aquí hacer uso de mi condición femenina, os diré que este tipo de barba os añade un punto muy atractivo. Lo que unido a esos pómulos marcados, la calva, bien depilados y un buen tatuaje, hace de vosotros los triatletas los hombres más atractivos del Planeta.

No sé expresarlo bien con palabras, pero es ese aire de «estudiada dejadez por exceso de entrenamiento», «de no tener ni tiempo para ir descuidadamente cuidado», un aire de misterio y masculinidad que nadie mejor que mi querido Joao Pereira, uno de los triatletas más guapos del planeta, puede lucir con tanto encanto.