En abril de 2013 se producía en Palma otro de esos accidentes que no hemos podido olvidar. Un conductor que triplicaba la tasa máxima permitida de alcohol atropelló a un pelotón de ocho ciclistas alemanes y se daba a la fuga. El resultado fue tres ciclistas con lesiones de gravedad y el autor de los hechos fue localizado una hora después de huir del lugar del accidente.

Según informa Diario de Mallorca, el acusado circulaba con sus facultades psicofísicas mermadas por exceso de alcohol. Conducía en estado de embriaguez, por lo que no se dio cuenta de la presencia del pelotón de ocho ciclistas que circulaban correctamente por la carretera en dos filas paralelas sobre el carril derecho de la calzada.

Los ciclistas eran perfectamente visibles para el acusado, que no pudo percatarse de su presencia hasta bien tarde. Al no calcular la distancia, velocidad y distancia de seguridad de metro y medio respecto al grupo de ciclistas, intentó frenar y dar un volantazo hacia la izquierda, pero no pudo evitar llevarse por delante  al ciclista que iba detrás del pelotón a la izquierda. Después colisionó con otros tres ciclistas de forma lateral, y acto seguido, cayeron todos al suelo. Tres de ellos resultaron heridos graves y los otros cinco sufrieron lesiones leves.

El conductor huyó sin pararse a ver qué había pasado con los ciclistas tras golpearles con su coche. Continuó su marcha evitando cualquier tipo de socorro. La Guardia Civil localizó al conductor una hora más tarde. En la prueba de alcoholemia, triplicó la tasa máxima legal permitida (0,25 mg/l). Además, presentaba signos externos de encontrarse en estado ebrio.

Los resultados del accidente

El ciclista arrollado resultó herido grave con policontusiones, traumatismo cervical y torácico y herida incisocontusa en una oreja. Precisó tratamiento quirúrgico y estuvo once días hospitalizado. Tardó más de 500 días en curarse y le ha quedado como secuela un trastorno que hace que vea doble.

Otra ciclista atropellada padeció policontusiones y una fractura del peroné con estallido óseo distal y distorsión en la articulación. Tuvo que ser operada, pasó diez días en el hospital y tardó 84 días en rcuperarse. También le han quedado secuelas.

La tercera ciclista herida resultó policontusionada con tendinitis y tardó 131 días en curarse. El resto de deportistas sufrieron lesiones leves. Todos los perjudicados fueron indemnizados por el seguro

No entrará en la cárcel

Más de cinco años después, un juzgado penal de Palma ha condenado al conductor, un español de 39 años, a un año y nueve meses de prisión. El magistrado también le privado del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante cuatro años.

El sospechoso no entrará en la cárcel porque se le ha suspendido la pena de prisión por un periodo de cuatro años. Inicialmente, se enfrentaba a una petición del fiscal de dos años y medio de privación de libertad. El juez ha impuesto al acusado seis meses de cárcel por un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas en concurso con tres delitos de lesiones por imprudencia grave y también otros quince meses de prisión por omisión del deber de socorro.

Fuente: Diario de Mallorca