La historia es la de siempre. La historia se repite y ya estamos muy cansados de que no se haga nada. ¿Cuántos muertos más tiene que haber a manos de conductores que conducen bajo efectos de alcohol y drogas, que atropellan a pobres víctimas inocentes, se dan a la fuga y son detenidos sin más? Ya estamos muy hartos todos de escuchar esta misma cantinela una y otra vez. Que no nos sigan contando cuentos y que hagan algo de una vez.

En esta ocasión, la víctima, era un ciclista de 40 años que circulaba junto a su hijo de 8 años por la carretera de Villena a Biar. Padre e hijo iban cada uno en su bici por el interior del arcén, por el margen derecho. Según los testimonios, el vehículo arrolló al padre (Antonio Díaz, dueño de un conocido Restaurante de Villena, Di Trevi), que iba unos metros por detrás del niño de 8 años, que afortunadamente solo resultó herido leve por contusiones y no hubo que trasladar a ningún centro hospitalario. Como consecuencia del impacto, el ciclista de 40 años falleció en el acto.

El conductor, vecino de Biar, fue acusado por la Guardia Civil de los delitos de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. El hombre dio positivo en cocaína en la prueba de drogas y una tasa de 0,33 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en una primera prueba de alcoholemia y de 0,30 en la segunda, cuando el límite autorizado es de 0,25. Los investigadores de la Guardia Civil sospechan que presuntamente debía conducir con una tasa más elevada a la hora del accidente. Por contra, el conductor ha alegado tras su arresto que bebió tras el accidente.

Una vez concluyeron las diligencias, pasó a disposición judicial. El Juzgado de Instrucción número 3 le ha dejado en libertad provisional con cargos y le ha retirado de forma cautelar el permiso de conducir. Además, el conductor tiene antecedentes por conducción temeraria y hace dos años fue detenido por la Guardia Civil acusado de los delitos de lesiones y agresión sexual a una menor en grado de tentativa.

A la espera de la reconstrucción del accidente

El juez instructor está a la espera de recibir el atestado de la Guardia Civil sobre la reconstrucción del accidente para determinar las causas en el siniestro “de elementos como la velocidad, la visibilidad de la vía, la influencia de los tóxicos que podría haber consumido el conductor, así como los elementos de autoprotección (casco, elementos reflectantes…) que portaban el ciclista fallecido y su hijo, herido en el siniestro”.

Desde colectivos ciclistas, se ha tomado una iniciativa que corre a través de whatsapp para convocar una marcha pacífica en bici en la que se pida respeto y justicia y demandan a las peñas ciclistas que apoyen la iniciativa para que “no salga tan barato la vida de una persona”.

Fuente: Diarioinformacion