El pasado 31 de marzo un ciclista de 47 años fallecía tras ser atropellado en la carretera de Sant Lluís a Alcalfar, en Menorca. El conductor del coche y autor de la muerte de Phillip John Rasmussen es un joven de 25 años, de Nueva York. En el test de alcoholemia que le practicó la Guardia Civil de Tráfico minutos después del accidente, arrojó una tasa de 0,35 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, es decir solo 10 miligramos más de lo que permite la legislación española. Además, también dio positivo en el test de drogas. Admitió haber consumido anfetaminas y le fue hallada una bolsa con algunas pastillas dentro del coche.

Según informa Menorca Info, el conductor, detenido después del accidente, pasó el domingo en los calabozos de la Guardia Civil. Ayer lunes declaró ante la jueza sustituta del Juzgado de guardia de Maó durante más de horas y posteriormente quedó en libertad provisional bajo fianza de 10.000 euros. Ha quedado imputado por delito de homicidio imprudente y deberá presentarse cada día en el Juzgado hasta que reúna la cantidad impuesta en el plazo de 10 días. Como medidas cautelares, le han sido retirados pasaporte y carnet de conducir. El padre del autor del atropello viajó el mismo domingo por la noche desde Nueva York tras conocer su situación y llegó a Menorca el mismo lunes.

Calabozo Guardia Civil Menorca

Foto: Javier Coll

 

El fiscal pidió prisión provisional eludible bajo fianza y finalmente, tras acuerdo con la defensa del acusado, se acordaron las medidas señaladas que evitaron su entrada en la cárcel. Las diligencias continúan abiertas y deberán completarse en la fase de instrucción que derivará en el juicio al acusado por el delito de homicidio imprudente.

El autor del atropello y muerte del ciclista de 47 años estaba de vacaciones en Menorca y por la tarde del domingo tenía pensado regresar a Nueva York. La mala suerte hizo que los hechos sucedieran sobre las 11 de la mañana en el punto kilométrico 8,9, desde Alcalfar en dirección Sant Lluís, cuando el ciclista fue arrollado por alcance en esta vía tras un cambio de rasante por un Opel Corsa de alquiler, cuando su conductor sufrió un despiste al volante que acabó matando a una persona. El ciclista inglés impactó contra el cristal del vehículo y posteriormente cayó al asfalto.

La víctima, como tantas otras, tiene nombre y apellidos, director financiero de una compañía tecnológica en Cardiff, Phillip John Rasmussen murió como consecuencia de politraumatismos y una hemorragia cerebral, datos que revelan la autopsia practicada ayer mismo.

Arrepentimiento

El joven neoyorkino de 25 años ha mostrado su arrepentimiento y quiso pedir perdón a la familia del difunto. Además, admitió su despiste al volante, así como haber consumido anfetaminas. También comentó que el ciclista realizó un giro extraño hacia la izquierda en el cambio de rasante y no tuvo tiempo de reaccionar.

 

Fuente: menorcainfo