Llegas a casa, te quitas las zapatillas de ciclismo, vas a la cocina a meter toda la ropa que llevas puesta en la lavadora y te vas para la ducha. En este impás de apenas cinco minutos, tu maravilloso pulsómetro se ha sincronizado con Strava y la red social más famosa entre los ciclistas ya ha publicado tu última salida.

¿Habrá algún KOM? Tienes que ser muy bueno para conseguirlo, no lo vamos a negar. Por eso, si eres un ciclista popular -como la mayoría de los mortales- y tu ilusión última es alguna vez tener un KOM (o un QOM, por supuesto), hoy vamos a ayudarte a ponértelo un poco más fácil en tan ardua tarea.

Revisa las condiciones climatológicas antes de salir

No nos preocupa tanto la temperatura, que eso lo arreglamos poniéndonos una buena capa superior, si no las previsiones de lluvia y de viento. En nuestro deporte el viento a favor o el viento en contra cambia por completo las expectativas de velocidad que pudiéramos tener cuando en casa estábamos marcando el recorrido.

Escoge el segmento correcto

Una vez que tienes claro hacia dónde va a dar el viento, busca algún segmento en plano o en ligera subida en el que sepas que el viento te va a dar a favor. No busques segmentos con un marcado desnivel positivo porque estaremos tirando al traste todo el efecto positivo del viento. O minimizándolo, mejor dicho. Cuanto más fáciles nos pongamos las cosas, mucho mejor, verdad?

En este punto, además es importante saber quién tiene el KOM o QOM en la actualidad, y qué tiempo y ritmo son necesarios para superar su marca. La información es poder, amigos.

Llega fresco y lleno de energía

No busques un segmento que esté a ochenta kilómetros de casa. Busca uno que puedas tener a quince o veinte kilómetros, periodo perfecto que te sirva de calentamiento, de tal manera que puedas atacarlo en las mejores condiciones posibles.

strava ciclismo

Foto: Strava

Ve en grupo

Si existe la posibilidad de que vayas acompañado, ideal. Algún compañero al que le hayas contado tus intenciones puede hacerte de lanzador metros antes. Además, a colación de lo que decíamos en el punto anterior si vas metido dentro de un grupo en la fase de calentamiento gastarás menos energía.

Ten claro dónde comienza y acaba el segmento

Es básico: no emplees energías innecesarias doscientos metros antes, y no frenes cuando aún no se ha completado el segmento. Así que analiza con anterioridad el segmento y ten perfectamente claro dónde empieza y dónde acaba. Lograr un KOM o un QOM es, muchas veces, cuestión de milésimas de segundo. Así que cada metro cuenta.

Pedalea como si no hubiera mañana

Un compañero te lanza, entras en el segmento… Y ahora ya solo depende de ti. ¡A sangre a por ello!