¿Qué es la consistencia competitiva? Es la capacidad de un triatleta de lograr resultados positivos (acorde a su nivel) de manera constante en competición, sea cual sea el nivel de la misma. ¿Cómo se consigue esto? Para mi hay varios factores que determinan la consistencia de un deportista, y que todo entrenador debe intentar inculcar a sus triatletas. Nuestro Javi Gómez Noya sería un buen ejemplo de lo que es la consistencia a todos los niveles.

Consistencia en el día a día

Suena obvio, ¿no?. Además de tener una planificación adecuada y de carácter unidireccional, si no disponemos de la disciplina y la constancia necesarias para llevarla a cabo, tanto los días fáciles como los mas complicados no llegaremos de la manera mas óptima a nuestros objetivos, a nivel aptitud física/rendimiento.

Además de ser sólidos en las sesiones de entrenamiento, deberemos ser consistentes en el aspecto nutricional y en el descanso, creando unas condiciones óptimas para la asimilación de las sesiones programadas.

Consistencia a nivel psicológico/emocional

A veces el gran olvidado. Vemos casos de triatletas que compiten a fogonazos, tienen el nivel pero apenas lo demuestran en un puñados de carreras al año, estando en el resto muy lejos del estado de forma que de ellos se podría esperar.

Esto puede ser por varias razones, pero habitualmente cuando se tiene la calidad para estar arriba y no se plasma el día de la prueba es debido al aspecto psicológico. En unos casos por una mala gestión de la ansiedad o nervios propios de la competición y en otros casos por la escasa fortaleza mental hacia los pequeños eventos negativos que podrían surgir en una carrera (golpes en el segmento de natación, una mala salida, malas sensaciones..) no pudiéndose reponer de los mismos e hipotecando el resultado final en meta.

Conclusión

Todos los aspectos que inciden en la consistencia competitiva son mejorables: el aspecto físico, mediante la disciplina y capacidad de esfuerzo. El mental, sabiendo mantener la cabeza fría en las sesiones regenerativas y aprendiendo a sufrir en los días complicados. Si lo logramos, alcanzaremos esa consistencia que permitirá al triatleta cosechar buenos resultados durante todo el año, además de evitar las frustraciones o la desmotivación generada cuando no consigues los objetivos marcados al comienzo de la temporada.

Sobre el autor de este artículo

Ander Pérez Ochoa. Director Técnico del Club Triatlón ArabaTri. Entrenador nacional de triatlón y licenciado en INEF. Dirijo un grupo de alto rendimiento en Vitoria.  Instagram: @anderperezochoa
 Jorge San Martin entrenador personal