Todos nos hemos visto en la situación de acabar un 10 km y charlando con otros corredores en la post-meta darnos cuenta de que a ninguno de nuestros GPS marcaban lo mismo: Que si a mí me salen 9.980, a mí 9.990 y al otro 10.100. En muchas ocasiones el problema puede venir dado por la diferencia de ajuste en los propios pulsómetros, que tarden más o menos en conectar con los satélites, pero hay más razones. Algunos, los más expertos en la materia, dirán que el problema viene porque no se está corriendo de manera tangencial. Y así es, ¿pero qué significa eso de correr «tangencialmente»?

Bien, en geometría una tangente es una línea recta que toca un punto en una curva o un círculo, pero no lo cruza. En nuestro caso, una tangente es la línea recta que toca el interior de una curva. Se trata de dividir el recorrido en segmentos entre curvas (o giros) y correr desde una curva a la siguiente usando la línea recta más corta posible.

De hecho, el protocolo por el cual se mide el recorrido de una carrera a pie, sea un 5K, sea un 10K o un maratón, estipula que se mida el recorrido más corto posible, marcando una línea recta y perfecta en cada punto. A efectos prácticos, traspasado a la carrera, esto sería «correr tangencialmente». Cuando se mide un recorrido, los jueces apuran lo máximo posible en las curvas y aceras, lo más pegados a los bordillos. Así se aseguran que ningún participante haga menos de la distancia oficial y que, en caso de darse algún récord, tuviera validez. Los encargados de dictar este protocolo son la AIMS (Asociación Internacional de Maratones y Carreras de distancia) y nada más y nada menos que la IAAF (Federación Internacional de Atletismo), así que no es moco de pavo.

 

Tangente

Foto: rhoderunner.com

Para Dave Munger, autor del blog Science-Based Running, «si se corre la tangente, en realidad se está corriendo la menor distancia posible«. Algunas estimaciones sugieren que correr por la parte exterior de la curva puede llevarnos a recorrer hasta diez metros más que si lo hacemos por la parte interior. Imaginad cuanto puede llegar a suponer en el segmento de carrera a pie de nuestro triatlón si en cada giro hacemos esto.

Todo esto es bastante sencillo y lógico: queremos correr la distancia más corta posible alrededor de una curva. De hecho, es tan lógico que en la mayoría de las carreras rara vez se ve a nadie corriendo por una esquina a lo largo del extremo exterior de la calle. Lo normal es ver como todos los corredores se amontonan en la acera, llegando a estorbarse entre si en grupos numerosos. Como cuando en triatlón llegamos al giro de una boya, vamos.

Pero esto no significa que todo el mundo este corriendo las tangentes. Si estamos corriendo y llegamos a un punto donde hay  un giro a la derecha seguido de un giro a la izquierda, entonces la ruta más corta de una esquina a la siguiente sería una línea recta diagonal. Sin embargo, esa no es la ruta que la mayoría de la gente toma. La mayoría correrán a un lado para girar en el último segundo.

Tangete

Foto: sciencebasedrunning.com

Otro problemas es el que nos encontramos en, por ejemplo, las grandes carreras populares donde hay cantidad de corredores con velocidades muy diferentes. En el «montón» suele ser difícil correr en línea recta, casi la mayoría del tiempo estos corredores siguen a la multitud y andan serpenteando y esquivando a cada momento.

Pero «incluso en carreras bastante grandes, por lo general puedo correr las tangentes con bastante facilidad«, dice Munger, «simplemente porque no mucha gente realmente lo hace. Termino solo en el lado izquierdo de la carretera».

Nos encontramos también la cuestión añadida de perder velocidad alrededor de esquinas agudas o giros de 180 grados, en cuyo caso puede ser beneficioso tomar una ruta ligeramente más amplia para mantener el impulso. Sin embargo, en la mayoría de los casos, correr las verdaderas tangentes es una manera fácil de conseguir un tiempo más rápido, dice Munger, «sin siquiera hacer ejercicio».

Ahora que sabes esto ya podrás discutir con tus amigos después de la carrera sobre por qué corrieron más que tú.