El Campeonato del Mundo de Ironman de Kona es único. Y esta madrugada lo hemos vuelto a comprobar. El alemán Patrick Lange se marcaba una remontada histórica en la durísima maratón final que le convertía en Campeón del Mundo de Ironman 2017, con récord incluido de la prueba: 8:01:40. El día empezó muy rápido desde los primeros metros de la natación. El australiano Josh Amberger voló en la natación y salió del agua en 47:09. Por su parte, el australiano Cameron Wurf estableció un nuevo récord en el segmento ciclista y terminó en 4:12:54. Y Patrick Lange se encargó de poner la guinda final al pastel, rematando una de las carreras más rápidas en este circuito (además del que ya hiciera el año pasado con ese 2:39:45). Este año volvió a calcar prácticamente el tiempo y logró entrar en meta clavando la maratón en 2:39:59.

La carrera paso a paso

El australiano Josh Amberger ya había declarado durante la semana previa a la carrera que quería marcar el ritmo de la natación. Y vaya que si lo hizo. Séptima mejor marca de natación en este circuito fue la que hizo Amberger con 47:09. Le metió al dos veces campeón del mundo, Jan Frodeno, que nadó en 48:27 un total de 1:19, al igual que a todo el grupo de 32 triatletas en el que se encontraba Lange y que salió de la natación en 48:45.

Fuera ya del agua, la atención se centraba en el canadiense Lionel Sanders y el alemán Sebastián Kienle, que salieron en la posición 40 y 41 respectivamente a unos seis minutos y medio de Amberger y cinco minutos después del grupo principal.

Amberger disfrutó del liderato en los primeros kilómetros de bici en Kona, hasta la Queen K y con una ventaja de 33 segundos sobre sus perseguidores, hasta la subida hacia Hawi en la milla 43. Pero la lucha se había desatado más atrás. Y dos grandes ciclistas como Sanders y Kienle venía apretando fuerte buscando la cabeza de carrera. Dicho y hecho. Lionel Sanders tomó el relevo a Amberger y se puso a tirar de un grupo que incluía a Kienle, Tim O’Donnell, Cameron Wurf, Ben Hoffman, Igor Amorelli, Nils Frommhold, Terenzo Bozzone, Amberger, Frodeno, Frederik Van Lierde y James Cunnama.

Wurf, exciclista profesional, Sanders y Kienle fueron los más interesados en dejar atrás a los rivales más rápidos. Y ya en la milla 87, en Waikoloa, el trío sacaba un minuto al resto de triatletas que venían detrás. Las cosas iban poniéndose cada vez más rápidas conforme se acercaba la T2. Wurf rompía el récord de la prueba en el segmento ciclista establecido por Normann Stadler en 2006 (4:18:23) y establecía una marca de 4:12:54. Con estos tiempos, podemos hacernos una idea del ritmo al que se corrió esta noche en Kona. Sanders fue el segundo en llegar a la T2 en 4:14:19 y Kienle lo hacía 1:36 después. El favorito, Jan Frodeno, llegaba en cuarta posición a solo 2:16 de Wurf y con muchas papeletas para una remontada en la carrera a pie.

Jan Frodeno

Foto: Ironman

El maratón puso las cosas en su sitio y Wurf cedió rápidamente la primera posición a Sanders, que lideraría la prueba durante muchos kilómetros corriendo a un promedio de 5:56 minutos/milla en las tres primeras. La gran sorpresa de la prueba fue Frodeno, al que se le veía sufrir en carrera de forma clara, e iba bajando ritmo de carrera kilómetro tras kilómetro.

La bici empezaba a pasar factura a todos, y los principales rivales de Sanders, incluidos Hoffman y O’Donnell, luchaban para no perder ritmo. A la entrada de Queen K, cuando los triatletas encaraban la parte más dura del maratón, Sanders redujo un poco la velocidad con un Kienle que venía pisando fuerte en segunda posición. Y a partir de este momento aparecía en carrera el alemán Patrick Lange. Lange se bajó de la bici en el puesto 11 a 10:23 de cabeza de carrera. Pero en la milla 13 ya estaba en tercera posición, a solo 6:28 del liderato. Sus parciales milla tras milla eran alucinantes.

Patrick Lange adelanta a Lionel Sanders

Si hay un momento clave de la prueba, ése fue el adelantamiento que le hizo el alemán al canadiense, al que se le veía sufrir en los kilómetros finales. A su vez, David McNamee adelantaba a Kienle y le robaba el tercer puesto en las últimas tres millas de carrera.

Lionel Sanders

Foto: Ironman

Lange parecía volar por las calles de Kona, impuso un ritmo infernal a sus rivales terminando en 2:39:59 su carrera para entrar en meta con un nuevo récord de la prueba: 8:01:40. El récord anterior estaba en manos del australiano Craig Alexander con 8:03:56 (2011). El nuevo Campeón del Mundo de Ironman, Patrick Lange se emocionó al entrar en meta: «Es todo lo que he soñado», fue todo lo que pudo decir entre lágrimas de emoción. También se disculpó con Alexander, al igual que lo hiciera con Mark Allen cuando batió el récord de su carrera en 2016.

Top 10 final masculino:

1. Patrick Lange (GER) 8:01:40
2. Lionel Sanders (CAN) 8:04:07
3. David McNamee (GBR) 8:07:11
4. Sebastian Kienle (GER) 8:09:59
5. James Cunnama (RSA) 8:11:24
6. Terenzo Bozzone (NZL) 8:13:06
7. Andy Potts (USA) 8:14:43
8. Patrik Nilsson (SWE) 8:18:21
9. Ben Hoffman (USA) 8:19:26
10. Boris Stein (GER) 8:22:24

 

Daniela Ryf, de otro planeta

A juzgar por los casi nueve minutos que Daniela Ryf sacó a Lucy Charles en meta, podríamos pensar que la prueba había sido más fácil de lo que realmente fue. Pero de eso, nada. El valiente movimiento de la británica Lucy Charles puso a la suiza Daniela Ryf en jaque durante toda la prueba.

Lucy Charles es una nadadora profesional de 24 años, ganadora de su grupo de edad en esta prueba en 2015 después de empezar a andar en bici un año antes. De ahí se pasó rápidamente al triatlón profesional, ganando el Ironman de Lanzarote y el Challenge Championship este año. La inglesa salió primera del agua en 48:48 junto con la norteamericana Lauren Brandon. En bicicleta, Charles mantuvo a la norteamericana detrás hasta la milla 100.

Daniela Ryf se dio cuenta de que tenía que hacer algo si quería optar a ser de nuevo por tercera vez Campeona del Mundo de Ironman. Para compensar el desfase del agua, la suiza pensó, «daré todo lo que tengo aunque me arriesgue a no terminar», declaró. Al final, las cosas le salieron bien a la suiza, que se limitó a correr a un ritmo infernal con un promedio de 23 millas por hora, 2,5 más rápido que Charles.

Una victoria más que merecida para una mujer que se hace con su tercer Campeonato del Mundo de Ironman. De otro planeta.

Daniela Ryf

Foto: Ironman

Los españoles: Raña, Eneko Llanos y Gurutze Frades

El triatleta gallego Iván Raña fue undécimo después de protagonizar un fabulosa remontada desde el puesto 25 tras una sector de bici en el que llegó a perder unos 20 minutos con la cabeza de carrera y principales favoritos y terminar con 08:24:53. Por su parte, Eneko Llanos terminó en el puesto 24 con un tiempo de 8:40:52. Gurutze Frades entraba en el puesto 22 con una marca de 9:45:51.