¡Tercera posición en el Natureman! Una carrera espectacular en todos los sentidos, así fue…

Llegué a la localidad pre Alpina de “Les Salles Sur Verdon” el sábado por la tarde después de seis horas de viaje. Cuando llegué fui a recoger los dorsales y rápidamente al lago para nadar. Un entreno suave de veinte minutos y con un poco de intensidad al final.

Repitiendo la misma rutina de las ultimas carreras monté mi hotel de cinco estrellas (tienda de campaña), cené temprano y a descansar. El domingo por la mañana el día amanecía radiante y con una temperatura agradable (doce gradis) a las siete de la mañana. Desayuné leche con cereales y para el área de transición a colocar todo el material en su sitio.

Destacar que compiten mas de mil triatletas y el área de transición es inmensa y si tienes la suerte de tener una buena ubicación, ya tienes algo ganado. Me puse el neopreno y me fui directo a la linea de salida (apenas tuve tiempo de calentar).

A las 9.10 salimos los hombres (las mujeres a las 8.50) todos a la vez y a tope ya que la primera boya estaba a 400 metros y era básico tener una buena posición. 2.000 m de natación divididos en dos partes, ya que en la mitad hay que salir del agua, correr por la orilla unos metros, y volver a entrar (estilo australiano). En ese tramo creo que es donde sufrí mas de la carrera, ya que correr con las pulsaciones a tope y luego volver al agua… Hasta que no pasó un par de minutos no volví a coger el ritmo que tocaba. Al final salí del agua el 28º a 2’10’’ de los líderes.

erik merino natureman natación

Foto: Erik Merino

Transición aceptable y con muchas ganas de coger la bici para empezar a remontar. El circuito del Natureman para mi es el más completo del año. Tiene absolutamente de todo, llano, subida, subida dura (16%), falso llano, bajadas rapidísimas, técnicas… Los primeros cinco kilómetros son llanos y luego empiezas unas subida de diez hasta el pueblo de Aiguines. Ahí empece a encontrar mi ritmo y adelantar gente. Subí toda la subida acoplado (5-7%) y con una cadencia de 98r.p.m.

Adelanté unas diez posiciones aproximadamente y en el tramo de descenso alguna más, ya que arriesgué bastante… Después de este primer bucle de 25kms volvíamos a pasar por delante del pueblo de Les Salles, donde se hacia un pasillo de público a cada lado de la carretera. Desde que coronas el puerto hasta la siguiente subida hay unos veinte kilómetros de bajada rapidísima (75k/h), rectas largas y tramos llanos con poca pendiente pero que te obligan a seguir pedaleando en todo momento para no perder inercia. En el km 35 vi a Anna Noguera justo cuando había abandonado (por hipotermia) y justo en ese momento contacte con un grupito de tres triatletas donde había el catalán Joan Ruvireta.

Rodé a cola del grupo apenas minuto y medio (recuperando un poco del esfuerzo previo) y también porque en ese momento había un juez encima de nosotros con las tarjetas en la mano preparadas. Nunca te puedes fiar de los criterios de un juez francés. Cuando se marchó, decidí abrí un poco de gas y marcharme del grupo. El único que respondió al “ataque” fue Joan. Abrimos un poco de hueco justo antes de llegar a uno de los puntos mas duros del recorrido: tres kilómetros al 12% de media y con rampas del 16%. En el momento en que empezaba la subida, cuando uno saca el plato grande y pone el pequeño para aprovechar un poco mas la inercia, se me salió la cadena (estaba bastante bacheado) y tuve que pararme, perdiendo unos treinta segundos. Me volvieron a pasar los tres.

erik merino natureman ciclismo

Foto: Erik Merino

Me tocó arrancar de cero, en un tramo del 10% y con las pulsaciones a tope. Subí bastante bien la subida hasta el ultimo kilometro donde sufrí bastante porque la pendiente es considerable. Me las apañe para recuperar dos posiciones, aunque Joan se había escapado unos 30’’ por delante. En el tramo llano, del kilómetro 40 al 55 apreté bastante fuerte y logré adelantar de nuevo a Joan.

A partir de ahí, en un tramo bastante ondulado y con una bajada técnica abrí un pequeño hueco que poco a poco fue a más. Los últimos 20km los hice con un triatleta francés (no recuerdo el nombre) que llego por detrás bastante fuerte pero no consiguió soltarme a pesar de sus reiterados ataques. Llegue a la T2 en quinta posición y a 1’30’’ de los líderes.

Por delante tenia veinte kilómetros para recuperar el mayor terreno posible. Empecé bien, ya que en el primer kilómetro me puse cuarto . En el segundo me pasó como un cohete el francés Le Berre Yohan, que iba a un ritmo muy “optimista” y al que seguí durante 500m. En cuanto vi eso era suicida, le dejé irse (más adelante la carrera lo puso en su sitio).

Corría cómodo, fuerte, con cadencia, en un terreno que es ideal para mi. El tramo de carrera a pie transcurre por unos caminos que van por el lateral de lago, son de tierra, piedras (grandes y pequeñas), raices, saltos, escaleras…

Y de pronto, en el kilómetro cuatro, después del primer avituallamiento, en un tramo de bajada me fui al suelo… Todo fue muy rápido. Pegué un grito de dolor porque me acababa de doblar el tobillo izquierdo de lo lindo, aparte de tener la mano ensangrentada del impacto en el suelo.

El dolor era bastante fuerte, pero enseguida me levante y empece a trotar. Cualquiera que se haya doblado un tobillo fuerte, sabrá el dolor que es, y lo que cuesta volver a caminar. Pues yo directamente troté cojo, pero decidí no abandonar y rezar porque entrar en calor de nuevo y aliviar así un poco el dolor.

Mas o menos fue así, el dolor se marchó (aunque cojeaba ligeramente). Lo malo es que me quedaban dieciséis km por delante y con el terreno mas complicado que uno se puede encontrar. Si me volvía a doblar el tobillo me lo rompía seguro, asi que tuve que estar muy concentrado en cada pisada que daba. En el km 13 me coloqué cuarto y en el  18 vi al francés Herve Faure delante de mí. Apreté a tope para cogerlo justo en un tramo de escaleras de unos 200m, durísimo, donde casi todo el mundo camina. Lo pasé pero al instante me la devolvió.

En el tramo llano del pueblo (los últimos 4km son dos bucles de 2km con las escaleras de por medio) corrimos codo a codo a ritmo de 3:05 (no exagero) y en un tramo de bajada, con muchas piedras, me soltó. Yo no podía apretar mas por el tobillo, estaba arriesgando mucho y tampoco hay que morir compitiendo. En ese momento estaba cuarto, pero en el km 19 vi a Le Leberre (el que empezó corriendo muy rápido) y me marqué el objetivo de cogerlo. Lo conseguí en medio de la subida de las escaleras, con 400m para llegar a meta. Tercera posición al final y a solo 20’’ del primero Kevin Rundstadler que llego al sprint con Herve.

erik merino natureman

Foto: Erik Merino

Muy contento con el resultado ya que el podio era el objetivo principal y lo hemos cumplido. Lástima por el tiempo perdido en la cadena y la caída, calculo que alrededor de un minuto, porque creo que si no fuese por eso hubiera tenido un mejor resultado. Pero las carreras son así y si pasa es por algo. Me quedo con la gran bici que hice, segundo mejor parcial, y en la carrera a pie, también segundo parcial y batiendo el récord de la prueba. Un podio aquí sabe a gloria ya que competí en el 2014 (16e), 2015 (6º) y 2016 (3º), con lo que se puede ver la gran evolución que estamos haciendo.

Quiero dar las gracias a mi entrenador Atilla Ozkan – 3 Dynamic Bikefitting & training, Ibericar Cadi – Topo Athletic – y a los colaboradores Bunch – Catlike – Etixx – Fitness Vic – Toni Sola – OpticaSport – veloToze – Edco – NatacionCs.