La semana pasada hablábamos de la dieta que el británico Chris Froome seguía a lo largo del año, que le ha permitido bajar desde 75 kilos en 2008 a 67 en 2016, y por el camino ganar tres Tours, camino de cuatro. Hoy es el turno del colombiano Nairo Quintana, ganador del Giro de 2014, de la Vuelta 2016 y tres veces podio en París. El de Boyacán, que a lo largo de la temporada se mueve en un espectro entre 58 y 61 kilos, tiene la suerte de contar con la figura de Lorenzo Pajares, cocinero y nutricionista que acompaña al Movistar Team en sus competiciones, que es quien trata de equilibrar las comidas del equipo en función de las necesidades de cada deportista.

En esta línea, la dieta de Nairo Quintana es, al igual que la de sus compañeros, completamente individualizada. Los alimentos clave son la pasta y el arroz, junto con la carne y el pescado. En palabras de Mikel Zabala, entrenador del Movistar, se trata de buscar un equilibro “comiendo sencillo sin que sea aburrido, solo se necesita ser creativo en la cocina”. En Movistar no renuncian a la suplementación deportiva a base de proteínas para compensar las pérdidas musculares que Nairo y sus compañeros sufren en cada etapa: “La proteína es necesaria para reducir la fatiga y el daño muscular que provocan los días de gran esfuerzo”. En algunos casos, se consumen batidos de hidratos con proteínas.

Nairo Quintana meta giro

Foto: AFP

El propio Lorenzo Pajares, que durante diez años trabajó en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada y acompañó a la selección española al Mundial de Richmond de 2015, tiene claro que la alimentación tiene que ser variada: los desayunos a base de pasta, arroz y avena. También se suele incluir pechuga de pavo, fruta, tortilla, y por norma, poca leche, dada su difícil digestión. Ya en carretera, aunque en los finales de etapa, cuando la carrera está lanzada es habitual ver a Nairo consumir geles, en los avituallamientos previos se procura que haya variedad: desde bocadillos, pastelitos o puddiz de arroz queso philadelphia, hasta barritas o tostas de arroz, llegando a incluir en alguna ocasión rebanadas de nutella.

En las cenas se consume patata, zanahoria e incluso tortilla francesa, para variar en la ingesta de proteínas.

Cada ciclista tiene sus peculiaridades y Nairo Quintana no iba a ser una excepción. Al ganador de La Vuelta 2016 le gusta traerse desde Colombia su café, y es consumidor habitual de aguapanela, una infusión que se produce con jugo de caña de azúcar solidificado, muy extendido entre sus compatriotas del pelotón. Cuando aún no se había trasladado a vivir a Europa, su desayuno habitual era caldo con papa, huevos, la aguapanela en cuestión y pan.

Y en momentos en que la temporada lo permite y el colombiano puede darse algún capricho, sancocho, su plato preferido, a base de gallina campesina, plátano y yuca.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon