Todo buen triatleta, e incluso deportista en general, tiene una némesis que es la comida basura. Entrenamos, sudamos, quemamos calorías como si no hubiera mañana y a la menor oportunidad, nos damos un atracón. Porque nosotros lo valemos. ¿La excusa? Que al fin y al cabo lo quemamos, aunque en el fondo no seamos conscientes de cómo afecta la comida basura a nuestro cuerpo.

En su momento hablamos de cómo entrenar al cuerpo para evitar la comida basura, pero hoy queremos hablar exactamente del ejercicio que tenemos que hacer para quemar un big mac, o un mcmuffin, o unas patatas fritas. Y ya sabes, si eres de los que no saben decir que no, al menos ten en cuenta lo más sano que puede comer un triatleta en un McDonalds.

Cocacola de medio litro

Una botella de 500 ml cuenta con 210 calorías. Si fuésemos a nadar, necesitaríamos veinte minutos de crol para quemarlo. Eso si somos chica y pesamos unos 70 kilos aproximadamente. En el caso de un hombre de 85 kilos, son más o menos quince minutos de natación.

Sobre la bici, ella necesitaría unos 25 minutos en un recorrido con sube y bajas y un ritmo alegre. En el caso de él, nos vamos a los veinte minutos aproximadamente.

Y si nos da por correr, ella necesitaría quince minutos a unos once kilometros por hora. Él, con doce tendría suficiente.

 

Magnum blanco

Subimos un poco las calorías y nos vamos hasta las 329, casi un 50% más que en el caso de la cocacola. Si sabes nadar a mariposa, cosa que no ocurre con todo el mundo, podrás quemarlo en apenas 17 minutos. Si en cambio sólo le das a la braza, el crol y la espalda, serán necesaria media hora.

Si pesas unos 75 kilos y eres chico, necesitarás subirte al rodillo y emplear 18 minutos para consumir tan rico e insano manjar. Ya es un tiempo. Por cierto, ya que hablamos de rodillos: si estás buscando no dudes en visitar nuestro artículo al respecto, Los 10 mejores rodillos del mercado.

Si prefieres el running, para una chica de unos 68 kilos aproximadamente, serán necesarios veinte minutos de running a once kilómetros por hora para quemar el magnun. En el caso de ser chico, hablamos de unos 16 minutos.

Patatas fritas

Las patatas fritas del McDonald’s ya son palabras mayores. 444 calorías. Si vamos a nadar, necesitaremos una sesión de casi cuarenta y cinco minutos de series. A un ritmo de 2′ el cien estaremos hablando de superar los dos kilómetros de natación. Para cualquier triatleta este puede ser un entrenamiento normal, así que estaríamos hablando prácticamente de tirar un entrenamiento.

Si queremos quemarlos sobre la bicicleta, para una chica de 70 kilos hablaríamos de 50 minutos pedaleando, y en el caso de un chico de 85 kilos, cuarenta minutos.

Y si optamos por la carrera a pie, ella necesitaría 30 minutos a ritmo constante, por 25 en el caso de él.

Kit Kat

Aparenta tan poquito en su envoltorio rojo que podría parecer una tontería, pero hablamos de nada más y nada menos que 518 calorías por cada cien gramos. En un paquete tenemos del orden de unas 220, así que necesitaremos más o menos las mismas distancias y tiempo tanto en natación como en ciclismo y carrera a pie que la cocacola de medio litro.

Big Mac

Si hablamos de comida basura, la primera imagen que nos viene a la cabeza a cualquier mortal es, sin duda, una hamburguesa. Y tiene su razón de ser, ya que hablamos de hasta 758 calorías en el caso de la Grand McExtremeTM Bacon. En la piscina supondría nadar más de una hora y cuarto -algo accesible a un porcentaje reducido de triatletas- y superar los 3.500 metros. Todo un señor entrenamiento.

En el caso de la bicicleta, nos iríamos a la hora y veinte en el caso de la chica de 70 kilos y a la hora y diez en el caso del chico de 85 kilos.

Y en la carrera a pie, hablaríamos de 55 minutos y de 45 respectivamente.

Sin duda alguna, es para pensárselo…