Si hay preguntas recurrentes a las que tiene que contestar un triatleta son aquellas referentes al dinero. Todos sabemos que lo nuestro, en ocasiones, resulta un tanto caprichoso. A menudo vemos, tanto en redes sociales como en conversaciones con una caña en la mano, debates sobre la inversión que hacen algunos triatletas en cierto material o en correr algunas pruebas, sobre de todo media y larga distancia y pertenecientes a franquicias como Ironman o Challenge.

Hasta ahí llegamos todos: correr una prueba de estas franquicias supone una pasta -o eso dicen-. Pero, ¿cuánto cuesta realmente? Aunque al pobre de Diego Rodríguez se lo llevan los nervios esta semana, nadie mejor que él para sacarnos de dudas. Y es que este domingo tomará la salida en la que él define como “la fiesta del triatleta popular”: el mítico Challenge Roth.

“La pruebas más mítica de larga distancia”, con permiso de Kona, celebra su 35ª edición y allí estará nuestro compañero para vivirlo en primera persona.  Antes de marcharse se ha atrevido con un vídeo en el que nos habla de los costes de competir en Roth. Y, sí, ya os lo adelantamos: “es bastante caro”.

Todo este artículo, explicado en vídeo:

¿Cuanto dinero suponer correr Challenge Roth?

Diego compró el dorsal el año pasado en junio, lo que supone un año “gastando pasta sin ton ni son para llegar al 1 de julio inmaculado y perfecto”. Como sabemos, todo empieza con el dorsal que en Roth tiene un precio de 630 euros que incluye el precio del dorsal, la licencia de un día y la comisión del ticket. ¿Valoración? “Caro de cojones”, pero como añade Diego: “ley de oferta y demanda”, los 3.000 dorsales se agotan en dos horas y hay otras 3.000 personas en cola.

Después toca organizar el viaje. Diego viaja en avión de Madrid a Núremberg, una ciudad a unos 8-10 kilómetros de Roth. El vuelo, por persona, asciende a 221,95 euros. La estancia, que será de un total de tres noches, la ha gestionado a través de Airbnb y supone otros 90 euros por persona. Sólo con esto ya estamos rondando los 900 euros.

Ahora toca mandar la bicicleta. Diego lo tiene claro: “jugártela depositándole tu bici a los señores de Ryanair” no es una opción, así que ha contratado una empresa de transportes que le cobra 14o euros por llevar la bici hasta allí.

La distancia entre Núremberg y Roth implica, además, que haya que alquilar un coche. “Afortunadamente son baratos los alquileres de coche”, explica. 45 euros por persona (dos personas) en este caso.

1.100 euros de “costes básicos”

Los “costes básicos” rondarían los 1.100-1.150 euros, en función de si vamos solos o compartimos algunos gastos. Pero abre nueva partida presupuestaria: los extras, “esas cosas que piensas que no te vas gastar dinero pero que a la hora de la verdad cuestan y mucho”.

Es el caso, por ejemplo, del fisio. Para Diego han sido siete meses de preparación específica en los que ha visitado la consulta unas diez veces a razón de 25 euros; otros 250 eurazos que sumamos. Además hay que añadir el material que necesites a mayores para una prueba de este tipo. En el caso de nuestro compañero, quien reconocer haber tenido suerte, sólo ha sido “un bidón aero por 70 euros“.

“Imaginaos la gente que tenga que poner acoples o cambiar de ruedas”, apunta Diego, que reconoce que aún podríamos hablar de costes ocultos, pero teniendo en cuenta el montante “casi mejor vivir en la ignorancia”. Porque tenedlo claro, si estáis pensando en ir a Roth: “los 1.400 euros no os los quita ni Dios“.

La eterna pregunta: ¿merece la pena? Que nos responda Diego el próximo domingo.