Muchas veces decimos que practicar triatlón es caro, caro de narices. El primer desembolso de 1.500 euros no te lo quita nadie. A partir de ahí ya depende del nivel que quieras tener o de lo caprichoso que seas. Porque no sé si te han dicho alguna vez que sin piernas y brazos, el material no hace milagros. Pero bueno, ése no es el tema que nos ocupa hoy. Hoy nos centramos en un tercio de los gastos que tenemos que hacer los triatletas: correr.

Según la Encuesta de Hábitos Deportivos en España en el 2015, realizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, correr es el cuarto deporte más practicado en España y una verdadera obsesión para muchos españoles. Tanto es así, que el comparador de precios, idealo.es ha hecho un estudio para calcular cuál es el gasto al que tiene que enfrentarse todo aquel que un buen día decide salir a correr, pensando que es ponerse unas “playeras” y correr por las calles.

Tres tipos de corredores

Como en todos los deportes, siempre hay diferencias.  No es lo mismo el que acaba de empezar a correr y a duras penas consigue estar más de diez minutos sin tener que parar a tomar oxígeno, que el que se hace kilómetros sin parar todos los domingos. Las diferencias son obvias, y los objetivos también. Por eso, el gasto asociado a cada uno de estos personajes no puede ser el mismo.

técnica de carrera

Foto: getspinx.com

Principiantes y globeros (1 vez por semana)

Cuando decimos principiantes y globeros, lo decimos con todo el cariño del mundo. Aquí estamos incluidos todos aquellos que no somos profesionales y no vivimos del deporte, sino muchas veces para el deporte. Pero dentro de este globero, también hay diferentes niveles por los que es necesario pasar etapa tras etapa y son los que van a definir el gasto anual.

Los principiantes suelen comprarse el kit básico de correr. A saber: pantalones cortos (36,75 euros), zapatillas de correr (38,88 euros) y camiseta (27,45 euros). Un total de 103,08 euros de media así para empezar y con una gama de zapatillas más bien baja para los que sepáis lo que cuestan habitualmente.

Corredores habituales (2-3 veces por semana)

Aquí ya la cosa cambia sustancialmente. En esta fase el corredor achaca sus tiempos más bien mediocres al material que lleva, que no le permite alargar suficientemente la zancada ni incrementar la velocidad. Por eso, da el salto hacia el siguiente escalón, que se llama 584 euros. En este presupuesto están incluidos además de los pantalones, zapatillas y camiseta, una serie de productos que no deben faltar: guantes, pulsera de actividad, chaqueta cortavientos, camiseta térmica o auriculares in-ear.

Foto: carreradelamujer.com

Foto: carreradelamujer.com

Pseudoprofesionales (más de 4 veces por semana)

La élite que gana todas las carreras populares, para que nos entendamos. Son los machacas, los que no perdonan ni un entrenamiento, ni un día de series, cuestas ni fartlek. No solo pasan horas y horas entrenando, sino que se dejan una pasta al año en material: 1.278,61 euros. Tanto entrenar se merece como mínimo unas buenas zapatillas con amortiguación (141 euros) que hay que cambiar un par de veces al año, zapatillas de trail (75,97 euros) y otras zapatillas para entrenar (102, 58 euros). Además, los entrenamientos requieren ya unos límites de pulsaciones que tienen que ser medibles con un buen reloj pulsómetro (153,06 euros) o un buen frontal para salir por la montaña (33,15 euros), entre otros muchos gadgets.

San Silvestre Vallecana 2015

 

Lógicamente todos estos precios son orientativos, ya que los extremos pueden ser muy amplios entre un mismo producto e internet es el lugar perfecto para comparar y tomar la decisión de compra, ya sea en tienda física u online. Lo que está claro es que esto de ponerse unas zapatillas y echar a correr no es tan barato como en principio pueda parecer. Si a eso empezamos a sumar el precio de los dorsales de cada carrera, el total puede estar muy próximo a lo que nos costaría equiparnos para empezar a practicar triatlón, ¿no será el momento de dar el paso?

Fuente: idealo