Hoy domingo todo es júbilo en el triatlón español: el estandarte, el capitán, el rey Javi Gómez Noya ha vuelto, tras una carrera ayer, la primera de las Series Mundiales, en la que dio toda una lección de cómo competir una carrera, saliendo en cabeza del agua, controlando la bicicleta marcando el ritmo, y con una carrera a pie muy táctica en la que dio el arreón cuando había que darle.

Pero por desgracia no todo han sido alegrías en la prueba, hay una serie de cosas que tienen que hacernos reflexionar sobre el triatlón, sus participantes, y sus espectadores.

El tratamiento de Teledeporte

Todos teníamos unas altas esperanzas depositadas en la televisión pública. Había anunciado a bombo y platillo que cubriría tanto la prueba femenina como la masculina, y ayer la emisión no dejó de ser un bluf de tres pares de narices.

Regla de marketing: decepción es igual a expectativas menos realidad.

Compramos que se podía ver en directo a través de la web de Televisión Española, pero decimos lo mismo que con la cobertura de los Juegos Olímpicos de Río: hay sitios a los que, aunque no lo creáis, no llega internet. Y si una persona se queda sin ver una prueba que se había dicho que se iba a emitir, algo falla en la programación.

Fuera aparte de lo irónico de abrir el telediario de La 1 anunciando la victoria de Javi Gómez Noya cuando en teledeporte aún estaban en el segmento de carrera a pie… Muy hábil por su parte.

El poco público

El triatlón es un deporte con todo lo necesario para convertirse en un espectáculo televisivo, lo hemos dicho en varias ocasiones. El dinero comienza a llegar en forma de premios y cada día se profesionaliza un poco más. Así que necesitamos pruebas en las que se vea a la gente animando, apoyando. Ayer, a lo largo de toda la emisión… ¿vosotros visteis público? Porque nosotros apenas.

Los petrodólares son los petrodólares, sí… Pero en algunas ocasiones quizás hay que renunciar y buscar carreras en las que el público se vuelque. Si no estaremos hablando de pan para hoy, hambre para mañana.

El tweet de la federación gallega

Galicia es de lejos la cuna del triatlón en España. No es solo Gómez Noya, es Iván Raña, es Gustavo Rodríguez, son las hermanas Alonso… Debería tener una Federación de Triatlón que estuviese a la altura, y no parece que sea así. Este fue el tweet que publicaron ayer a colación de Abu Dhabi.

Vaya bajeza moral, ¿no? Entendemos que estén jodidos porque Javi Gómez Noya, por desavenencias, no compita con licencia gallega, pero de ahí a obviar de esa manera la victoria de nuestro mejor triatleta de la historia… Uff. Hay un mundo.

El arañazo a David Castro

En Cozumel ya Mario Mola tuvo que sufrir que le dejasen sin gafas. Hace años a Gomez Noya también le hicieron la vida imposible. Y ayer David Castro se quedó sin competir en condiciones en Abu Dhabi, saliendo del agua a más de un minuto de cabeza, por un profundo arañazo en el segmento de natación que llegó a rasgar su trimono, dejándole una profunda herida en la piel.

Así no son las cosas.