Al menos cuatro mujeres triatletas han sido víctimas del acoso de un conductor por la N-630 en Sevilla. Una carretera muy tranquila de la comarca del Corredor de la Plata que muchos ciclistas eligen para entrenar dado el poco tráfico que tiene y su relieve montañoso. Durante el mes pasado, el 13 de abril para ser más exactos, a la altura de la salida de la localidad de Santiponce, un turismo de color granate adelantó a una joven ciclista “demasiado cerca” y a gran velocidad, pero ella no prestó atención hasta que el mismo vehículo regresó en dirección contraria, y tras rebasarla, dio la vuelta de nuevo, tocando el claxon y aminorando la marcha para circular en paralelo a la ciclista. “Conducía con la mano en el volante y otra en sus genitales y no dejaba de mirarme de forma lasciva”, declara la ciclista.

Y este hecho se repitió hasta doce veces en las que el individuo paraba su vehículo en el arcén o en una isleta de la carretera, se bajaba o permanecía sentado masturbándose hasta que la ciclista volvía a pasar delante suyo. Nerviosa, la joven decide terminar el entrenamiento, darse la vuelta y volver hacia Sevilla. Poco después, el coche volvió a adelantarla. “No sabía qué hacer. Tenía miedo, y le mandé un mensaje de audio a mis amigas por whatsapp por si me pasaba algo”, relata la ciclista. El acosador estuvo una hora y media persiguiéndola.

No es el único caso denunciado

Y este caso no es el único. Al menos cuatro mujeres, todas triatletas, han denunciado haber sido acosadas por un conductor de entre 30 y 35 años en la N-630 en el último mes. Todas coinciden en el modelo, matrícula y color del turismo y lo han reconocido después de que la Policía les mostrara una decena de fotografías, siendo identificado como un vecino de un municipio sevillano de la Vía de la Plata.

Las dos jóvenes decidieron viralizar su desagradable experiencia por si servía para advertir del peligro al resto de mujeres que salen a entrenar en bici por esa carretera. Aunque ambas recibieron muestras de apoyo, también han recibido críticas por compartir la información a través de facebook y Strava. “Algunos me dijeron que si lo hacía público, el hombre podría cabrearse y atacar a más mujeres, que pensara en las consecuencias de mi denuncia, pero yo no quiero vivir con miedo“, asegura María José L. “Tengo una hija de 18 años que está empezando a hacer triatlón y no puedo decirle que no salga a entrenar. Tengo que darle ejemplo“, comenta.

Foto: diariodesevilla.es

María José, una de las cuatro mujeres que denunciaron el acoso. Foto: diariodesevilla.es

Al menos ya hay cuatro denuncias, pero, pese a la identificación del acosador, dos han sido archivadas por el Juzgado de Instrucción número 5 de Sevilla, que no considera “justificada la perpetración de delito”, decretando el “sobreseimiento provisional”.

El delito de exhibicionismo y provocación sexual sólo se considera como tal si las acciones obscenas se realizan delante de un menor o personas con discapacidad según el artículo 185 del Código Penal.

Concentración en contra del acoso a mujeres en la N-630

El Club Deportivo Con Mi Gente, al que pertenece una de las mujeres acosadas, hizo un llamamiento a otros clubes para participar ayer domingo 21 de mayo en una concentración “contra el acoso de las mujeres ciclistas”.

“Si el exhibicionismo no es delito, que al menos lo investiguen por conducción temeraria porque sí es un peligro para la seguridad vial”, comentó Domingo Guijarro, presidente del Club Deportivo Con Mi Gente.

La sensación que se vive en las carreteras sevillanas no puede ser más que de indignación ante la falta de protección a la que se ven sometidas estas mujeres cada vez que salen a rodar y entrenar por la zona. Parece ser que hasta que no haya delito o la sangre llegue al río ni la Policía ni la Justicia piensan tomar cartas en el asunto. “Ya no es sólo por el exhibicionismo. Este conductor puede provocar un accidente”, señala muy oportunamente una de las acosadas.

Está claro que salir hoy en bici por las carreteras españolas es solo para valientes.

Fuente: diariodesevilla