Hace dos semanas, el 15 de mayo,  la estadounidense Danielle Grabol se convirtió en la primera mujer en completar el Epic5, la exclusiva y exigente prueba que se disputa en Hawaii y que consiste en disputar 5 largas distancia en cada una de las principales islas del archipiélago. Es decir, para los que sois de números: jarrearse en cinco días la nada desdeñable cantidad de 19 kms nadando, 900 en bicicleta y 211 corriendo. ¡Casi nada!

Para llegar hasta aquí, ha estado esperando para disputar la prueba siete años, tras leer sobre ella en el libro Finding Ultra de Rich Roll. Por entonces lo comentó con su pareja y pensaron que aquello debía ser una pesadilla, tanto por el esfuerzo como por la logística, pero tras enterarse de que en la actualidad es una mujer quien dirige la prueba, y que ninguna fémina se había lanzado antes a intentarlo, se puso manos a la obra.

Tras ello, corrió una carrera de 24 horas en bicicleta en la que era la única chica, y se dio cuenta de que para la ultradistancia, se requiere fuerza mental y resiliencia por encima de la velocidad y la fuerza, y estas son dos características innatas en las mujeres. Así que se apuntó… y lo hizo.

Lo más duro, según dice, fue el tercer día en Molokai, que le afectó muchísimo psicológicamente. Se paró a descansar cuando le quedaban apenas dieciséis kilómetros de la carrera a pie, pero después no se podía levantar. Nada funcionaba. El siguiente día en Maui las rachas de viento eran tan fuertes que en el kilómetro cincuenta de la bicicleta se bajó de ella y comenzó a llorar. Llevaba una media de 22kms/h y pensar que aún le quedaban 130 kilómetros a ese ritmo le daba auténtico pánico.

¿Os imagináis?

Podéis leer la entrevista completa (en inglés) que le han hecho los compañeros de Triathlete le han hecho esta mañana.

Foto de portada:  Triathlete Competitor