Cada vez es más común salir a rodar con gente o encontrarte en competiciones con triatletas o ciclistas que llevan potenciómetro. Y es que gracias a las nuevas marcas que están desarrollando estos productos, cada vez los precios son más asequibles, y sobre todo, hay un mayor y mejor acceso al uso y al conocimiento sobre cómo funcionan y cómo debes entrenar con ellos.

Buscando información sobre el uso cada día mayor de estos aparatos, me he encontrado esta gráfica que quiero compartir con vosotros. En ella se muestran ocho columnas, desde 2009 a 2016, son los colores y números de potenciómetros usados por cada marca en cada uno de los campeonatos del Mundial de Ironman de Kona.

Foto Alex Simmons

Foto Alex Simmons

Aunque los primeros potenciómetros salieron al mercado hace más de 20 años, en esta gráfica podemos ver que la marca principal en 2009 ha sido SRM,  una de las pocas marcas que tiene estudios científicos que avalan su método de medición y sus valores.

Desde 2009 hasta 2016 el uso de potenciómetro ha ido creciendo de manera que ha pasado su uso de un 17,3% del total de bicis en 2009 a un valor del 57,4% de las bicis en 2016.

Relacionado: ¿Qué poner? ¿Ruedas de perfil? ¿Lenticular? ¿Ruedas de palos?

Creo que el salto importante de este tipo de medidor fue en 2013. En este año marcas como Garmin, Stages o Rotor hicieron su aparición en los mercados y desde ese año el crecimiento ha sido mucho mayor.

Así, marcas como Garmin, en solo tres años, han robado protagonismo a grandes como Powertap que bajó muchísimo sus ventas y que consiguió de nuevo meterse en el mercado tras el lanzamiento del medidor de potencia en los pedales (como los de Garmin).

Otras marcas como Stage, gracias a estar en el equipo Sky y por su bajo coste se han posicionado como una de las marcas que han superado en el pasado Campeonato del Mundo de Ironman en Kona al resto de marcas posicionándose como la tercera marca más usada detrás de Quarq y de Garmin Vector.

Relacionado: Vías metabólicas de obtención de energía

En España estamos orgullosos de marcas como Rotor que poco a poco van abriendo camino en el mercado internacional y que aunque están lejos de los números de otros dispositivos, tienen productos con grandes prestaciones y cada vez más con precios más asequibles.

Como siempre digo, lo importante de un potenciómetro no es llegar a casa, mirar la pantalla, y ver los vatios medios y máximos. Lo importante es saber interpretar cada uno de los datos que durante las sesiones de entrenamiento te ha guardado el dispositivo y saber aplicarlos y usarlos para la mejora de nuestras capacidades, que al final es lo que se busca con este tipo de aparatos, mejorar el rendimiento.

Relacionados

Cómo calcular los umbrales de entrenamiento

La aerodinámica en el ciclismo

Cómo se entrena con Zonas de Potencia por Vatios

Cómo cuantificar la carga de entrenamiento (TRIMPS, ECOs, TSS, RPE, Borg, Zonas, Kcal)

Mejora con Training Peaks : Cómo interpretar las gráficas (TSS, IF, ATL, CTL, TSB)

Factor de Eficiencia (EF): cómo valorar tu resistencia aeróbica