El caso de David Clark es otro ejemplo de superación gracias al deporte, como tantos y tantos que hemos visto ya por aquí. Después de una infancia muy complicada, Clark consiguió compaginar sus estudios en la Universidad de Colorado con una impecable trayectoria comercial. Con tan solo 29 años, facturaba 8 millones de dólares en su empresas. Pero todo eso no significaba ser feliz. Nunca aprendió la diferencia entre ganar dinero y tener vida.

En lugar de disfrutar de toda su fortuna, a los 34 años pesaba ya 145 kilos y era adicto a la comida basura, los narcóticos y el alcohol. Tenía problemas de corazón, de presión alta, colesterol por las nubes, dos hernias discales en la espalda y estaba a punto de tener diabetes. Hasta que un buen día decidió cambiar su negro futuro y elegir vivir. En lugar de rendirse y abandonarse, se comprometió a llevar una nueva vida. Una nueva vida que le ha transformado hoy en un atleta de resistencia, dueño de un negocio propio, orador y autor de libros superventas, capaz de completar una de las pruebas de carrera a pie más duras del mundo, el ultramaratón de 135 millas (217 kms) de Badwater.

“Out There, A Story of Ultra-Recovery” es su principal libro donde cuenta en primera persona sus problemas en la vida. Obeso mórbido, adicto a las drogas y al alcohol, cuenta su dramática historia sobre cómo lidiar con todo tipo de dificultad y tener la fuerza y el coraje para seguir adelante. Así lo ha reconocido el propio Tim O’Donnell, triatleta estadounidense, Campeonato Mundial de Triatlón de Larga Distancia ITU 2009 y tercero Kona 2015, “Dave Clark no se anda con rodeos en su batalla contra la adicción. El viaje de Dave es una historia inspiradora sobre cómo cambiar de dirección y tomar el control de su propio destino, sin importar cómo de difícil sea el camino por delante”