En 2017 Mario Mola se hizo con el triunfo en las Series Mundiales de Yokohama, igual que en 2016. En 2015 y 2014 le precedieron sendos triunfos de Javier Gómez Noya. En este escenario, cuatro ediciones consecutivas de triunfos españoles sólo podían hacer esperar que en 2018 se repitiese el éxito nacional.

La carrera ha transcurrido según unos patrones muy cómodos para los nuestros. Con buen tiempo y sol, a diferencia de como ocurrió en la pasada edición, Richard Varga, el mejor nadador del circuito, ha salido en cabeza del primero segmento, con un tiempo de 17:23.

Al eslovaco le han seguido el ruso Dmitri Polianski y el australiano Matt Hauser. De los nuestros, tanto Mario como Fernando han salido a solo diez segundos de cabeza, en la que puede ser su mejor natación en mucho tiempo. Por su parte el otro discípulo de Omar González, Antonio Serrat, ha llegado a la T2 con quince segundos de desventaja.

Gustav Iden, tercero en la serie mundial disputada en Bermudaha salido a más de un minuto del resto de nadadores. El noruego ha debido de tener algún problema durante la natación.

Segmento de ciclismo (casi) tranquilo

Nada mas subirse a las bicis se ha formado un primer grupo de unos doce integrantes, aunque rápidamente se ha ampliado con la presencia de los principales espadas: Mario, Fernando Alarza, Kristian Blummenfelt, Henri Schoeman, Aaron Royle y Jacob Birtwhistle, entre otros. El único que no estaba de principio era Richard Murray, que rodaba en un grupo perseguidor más reducido. Finalmente, junto a Antonio Serrat, ha podido entrar.

Han ido transcurriendo las vueltas sin ataques, e incluso por primera vez en mucho tiempo hemos podido ver a los nuestros muy activos. Incluso Fernando Alarza ha tirado en más de una ocasión en cabeza, tratando de endurecer la prueba.

No ha sido hasta bien entrada la prueba, a falta exactamente de diez kilómetros para alcanzar la T2, cuando hemos podido vivir momentos de tensión. El primero en una de las curvas más técnicas del circuito, cn dos giros en un corto espacio de tiempo y en un tramo de calzada pequeña, varios triatletas se han ido al suelo.

A consecuencia Kristian Blummenfelt se ha visto obligado a abandonar, junto al canadiense Matt SharpeFernando Alarza se ha visto temporalmente cortado, aunque un par de kilómetros después ha podido reengancharse.

El segundo momento complicado ha sido en la última vuelta, exactamente en el mismo punto, cuando el suizo Briffod ha impactado sin consecuencias contra una valla. Aunque ha podido continuar, ha perdido todas sus oportunidades de terminar en cabeza.

Mario, el mejor en la carrera a pie

Mario ha salido quinto a la carrera a pie, y apenas 500 metros después ya lideraba. El australiano Ryan Bailie y el canadiense Tyler Mislawchuk han tratado de seguir su estela, pero ha sido prácticamente imposible. Recital del mallorquín que ha impuesto un ritmo imposible.

La grata sorpresa del día ha sido Antonio Serrat, que a falta aún de nueve kilómetros ha lanzado un durísimo ataque en el grupo perseguidor tratando de acercarse a Mario.

Por un momento hemos llegado a soñar con un triplete.

Solo se han podido ir con el vigués Alarza y Bailie, aunque con el paso de los kilómetros el talaverano, que por fin hoy ha visto el fruto del trabajo de los últimos meses, ha abierto margen y se se ha terminado marchado en solitario. Jacob Birtwhistle ha llegado finalmente a ponerse a su par, adelantándole en los metros finales con un durísimo sprint para el que a Fernando apenas le quedaban fuerzas.

Tal que así, Mario ha entrado en meta primero con un tiempo de 1:44:59. Birtwhistle ha sido segundo a 41″, y un Fernando muy afectado físicamente tercero a 52″. Serrat ha entrado undécimo, en una magnífica actuación.