Pedalear en posición aerodinámica puede acarrear dolores en la zona de las cervicales, espasmos e incluso sensación de bloqueo. ¿Por qué? El cuerpo humano tiene una serie de músculos alrededor del cuello que, cuando entrenamos, tenemos a llevar tensionados. Largas sesiones de entrenamiento derivan en que terminen contracturándose, llevándonos a toda una serie de situaciones desagradables.

Lo primero que hay que hacer es localizar el dolor y a partir de ahí, tratar de solucionarlo

Aprovecha el descanso activo, evitando la realización de actividades que conlleven el uso del cuello y los hombros, así que céntrate en sesiones de entrenamiento del tronco inferior.

Aplica hielo durante quince minutos seis veces al día durante dos días desde que comiencen los síntomas.

Prueba alguna crema anti inflamatoria, tipo Radio Salil.

Ve a darte un masaje. Posiblemente ponerte en manos de un masajista profesional puede ser una de las mejores medidas para aliviar el dolor de cuello.

Logra restablecer el rango de movimiento: A medida que el dolor se reduce, prueba a hacer ejercicios para recuperar la movilidad en la zona cervical y de los hombros. Una vez hayan remitido las sensaciones dolorosas, prueba a hacer movimientos más intensos e incorpora en tus sesiones de entrenamiento ejercicios para mejorar la fuerza de la zona.