Venga, que le hemos cogido gusto a esto de hablar de natación, tras los beneficios del drafting del otro día. Hoy toca hablar de dónde colocarse en la salida de un triatlón.

En este sentido, yo reconozco que he probado de todo, y con éxitos variados. Recuerdo que el Half Altriman (uno de los cinco ironman más duros de Europa, eh!) traté de evitar corrientes poniéndome a la izquierda, en el Triatlón de Sitges hice lo contrario y me puse a la derecha para evitar que me corriesen a gorrazos, en el Ironman de Barcelona opté por esperar a que saliese la mayoría de la gente… De todo, como en botica.

El tema es que hemos de tener claro que escoger donde colocarse en la salida de un triatlón, es muy importante. Sobre todo por el hecho de, ya sin entrar a valorar ritmos, garantizarte una salida limpia y sin golpes. En función de dónde nos coloquemos podremos tener más o menos referencias de la gente, y ahorrar brazadas.

Yo creo que hay varias opciones, en función también de nuestro nivel, y de las ganas que tengamos de complicarnos la vida en el segmento de natación.

La distancia más corta a la boya

Es obvio que escoger una posición en la salida en la que sepamos que menos metros vamos a nadar, requiere de una gran capacidad por nuestra parte para liderar la cabeza. Porque eso mismo que hemos pensado nosotros, lo han pensado los que se van a jugar la victoria. Así que tú mismo: si tienes fe en tus posibilidades de poder liderar la carrera, o al menos el segmento de natación, esta debe ser tu elección.

Segunda fila

Otra posibilidad es que quieras recorrer los menos metros posibles y optes por ponerte en segunda fila. Te ahorrarás al menos el hecho de que la gente de mejor nivel te pasen por encima, que no es poco. ¿Desventaja? Te vas a encontrar mucho tráfico, cierta sensación de angustia… También todo depende de la habilidad y experiencia que tengas. Si no llevas muchos triatlones encima, o incluso si te estás planteando debutar en triatlón, no te recomiendo esta posibilidad.

La distancia más larga a la boya

Es la opción más sencilla de todas. Sabes que vas a recorrer más metros que ninguno, pero también te vas a ahorrar disgustos. Has de tener en cuenta otra cosa también: hacia qué lado respiras. Si la boya está puesta a la izquierda, y tú como la mayoría de los mortales eres diestro, vas a tener que hacer malabares para no aparecer sin darte cuenta en Lanzarote. Tenlo en cuenta y cada cierto tiempo haz una respiración hacia la izquierda para no perder, durante excesivo tiempo, la ubicación del resto de nadadores: vale que de principio asumas que te sale a cuenta hacer más metros para evitar aglomeraciones, pero tampoco es plan de pasarse.