Camille Lacourt llegaba a los Juegos Olímpicos de Río con la vitola de Campeón de Europa y Subcampeón del Mundo, pero ayer en la final de cien metros espalda, en la que partía como favorito, vio como se veía relegado a la quinta posición, lejos de las medallas.

Y ver que el chino Xu Jiayu hizo plata provocó que el francés explotase: “Me da mucha tristeza ver mi deporte comportarse de esta manera. Se parece al atletismo, con dos o tres dopados en cada final. Espero que la FINA reaccione rápidamente y detenga esta masacre”. Y continúo “nunca he tomado un producto prohibido, pero cuando veo a los otros, da la impresión de que sí. No tienen nada que hacer en el deporte. Deberían hacer su federación de dopados y competir entre ellos. Me asquea ver a tramposos en los podios. En el 200 libre, Sun Yang, mea violeta“.

Sun Yang es otro nadador chino que tuvo una sanción de tres meses tras haber dado positivo y que ha ganado los 200 metros libres en estos Juegos Olímpicos. El australiano Horton también se mostró contrariado con el tema del dopaje acusando también a Yang, al que negó el saludo en la ceremonia de entrega de medallas.

Y por si fuera poco, Michael Phelps también se ha referido al tema, hablando de que los mentirosos no debían de volver a participar en este deporte.