¿Recordáis aquel vídeo que ya os mostramos hace un par de meses viendo cómo tratan las bicis al salir de la bodega en algunos vuelos de Easy Jet? Pues lo han vuelto a hacer. Parece que la delicadeza no es precisamente la virtud de esta aerolínea con nuestras preciadas bicicletas. Por si alguno se lo perdió, puede volver a verlo aquí:

El vídeo en su momento fue grabado por un periodista, Andy Thornely, mientras esperaba para tomar un vuelo en Londres Gatwick. El vídeo muestra la forma de trabajar de algunos operadores de equipaje de tierra de la empresa Menzies, la que utiliza EasyJet para la manipulación de maletas y paquetes en el aeropuerto.

Las imágenes te hacían replantearte, cuanto menos, muchas cosas si pretendías viajar con tu bici hacia cualquier parte del mundo. Pues bien, ahora ha sido un ciclista profesional el que ha jurado no volver a volar nunca con Easy Jet después de ver cómo quedó su bicicleta tras un vuelo con la citada aerolínea. Ojito al cuadro porque no tiene desperdicio:

 

Peter Koning, ciclista profesional holandés de 26 años del Aqua Blue Sport, tuiteó una foto con el marco de su bici Ridley a su regreso de los Cuatro Días de Dunkerque y rumbo al Tour de Noruega que comenzaba ayer miércoles. Completamente destrozado. «Esta es mi bici de equipo después de que Easy Jet me la destrozara. Y no quieren ayudarme» junto al #dontflyeasyjet (no vueles con Easy Jet). Después de que la imagen diera la vuelta al mundo, la compañía anunció a través de las redes sociales que se pondría en contacto con el ciclista para ayudarle, aunque, como siempre sucede en estos casos, el daño a la bicicleta ya estaba hecho.

Como lección de este nuevo caso sufrido por el ciclista holandés Peter Koning, la forma más segura de facturar bicis es hacerlo en una bolsa de transporte para bicicletas como las que ofrecen varias marcas en el mercado. Estas maletas ofrecen una estructura donde fijamos la bicicleta desmontada y un acolchado que las protege. De esta forma, le pondremos muy difícil a empresas como Easy Jet el que nos destrocen una de las cosas que más queremos, nuestras bicis.

Fuente: Twitter, road.cc