El entrenamiento de fuerza es tan importante como el resto en la preparación física de cualquier deporte, y sobre todo en triatlón y otros deportes de resistencia.

Hoy os presentamos el Remo a un Brazo, un ejercicios con el que además de trabajar el famoso Core, es un ejercicio de tracción unilateral que a través de una anti-rotación consigue trabajar un gran número de músculos. Se denomina de anti-rotación porque al mantener el tronco en posición neutra no permite que el cuerpo se rote.

Puntos a tener en cuenta para la correcta ejecución del remo a un brazo:

  • El tronco debemos colocarlo paralelo al suelo, con una mano apoyada en un cajón o en algún elemento que nos permita tener un brazo apoyado y el otro al aire.
  • La columna vertebral debe encontrarse en posición neutra. Es fácil ver deportistas que la colocan en hiperextensión lumbar, lo cual no está bien. Debe quedar neutra, ni cifosis, ni lordosis.
  • El brazo en el que tenemos la pesa, comienza el ejercicio en posición vertical, perpendicular al suelo.
  • El movimiento debe ser curvo manteniendo en todo momento el antebrazo vertical y perpendicular al suelo. La pesa debe ir a la cadera y no hacia el hombro.
  • Al elevar la pesa el tronco tenderá a rotarse y eso debemos evitarlo, de ahí que sea un ejercicio de anti-rotación.
  • Tampoco debemos elevar la pesa en exceso porque puede que nos hagamos daño en el hombro. Debemos subir con la pesa hasta que la escápula deje de ser estable, no más.

Parte de la prevención de las lesiones pasa por una correcta ejecución de los ejercicios de gimnasio.

¿Necesitas un entrenador? Escríbeme a [email protected] y estaré encantado de explicarte cómo trabajo y así unirte a mi grupo de entrenamiento.

Relacionados

Cómo calcular los umbrales de entrenamiento

La aerodinámica en el ciclismo

Cómo se entrena con Zonas de Potencia por Vatios

Cómo cuantificar la carga de entrenamiento (TRIMPS, ECOs, TSS, RPE, Borg, Zonas, Kcal)

Mejora con Training Peaks : Cómo interpretar las gráficas (TSS, IF, ATL, CTL, TSB)

Factor de Eficiencia (EF): cómo valorar tu resistencia aeróbica