No a todo el mundo le gusta el rodillo Bkool o los rodillos de Elite: hay gente que prefiere el tradicional rodillo de rulos que, y esa quizás es su gran ventaja, es lo más parecido a circular en carretera.

En mi grupo de entrenamiento de ciclismo tengo auténticos forofos de este rodillo y que, en el pasillo de casa, son capaces de alcanzar velocidades de 50kms/h. A mí me daría miedo, o respeto cuando menos, pero dado que entiendo que hay mucha gente que puede que sean como ellos, le he pedido a uno de ellos que me contase lo básico sobre cómo utilizarlos. Ahí van unos cuantos consejos:

rodillo elite

Al principio, cuando no se tiene aún estabilidad, conviene evitar el usar las calas. Así que lo más fácil es entrenar con las zapatillas de carrera a pie.

No estaría mal, continuando con la seguridad, utilizar el casco. Tened en cuenta que en las primeras sesiones vais a tener bastantes sustos y más de una, y más de dos, os iréis al suelo. Si lleváis resguardada la cabeza, pues golpes que nos ahorramos.

Relacionado: consejos para sacarle partido al rodillo

Conviene estar en un lugar seguro: la pared del pasillo es un lugar ideal, porque nos permitirá apoyarnos en caso de perder el equilibrio.

Al principio, hay que mantener la mirada fija en el centro del rodillo delantero, y la rueda delantera en el centro de este. Una de las grandes ventajas del rodillo de rulos es toda la técnica que vamos a ganar. Cuando salgamos a rodar a la calle, ir en línea recta nos va a parecer un juego de niños.

Hay que aprender a subir y bajar bien del rodillo. Aquí tenéis un vídeo explicativo:

Una vez que empecemos a tener práctica, ya se puede mirar a una línea imaginaria por delante, como si estuviéramos en carretera. Paulatinamente se puede ir entrenando el cambio de piñones y platos, siempre manteniendo el equilibrio.

Aquí tenéis un ejemplo de rutina de entrenamiento en rodillo de rulos:

rutina de entrenamiento rodillo de rulos