Andrew Todd es un biólogo de cuarenta años de Denver. Aprendió a pesar muy joven, con su padre. Tras el instituto, sus hermanos le metieron en el running. Los maratones tradicionales son muy duros para él, y dado que como biólogo se pasa el día en lugares remotos y de complicado acceso, el trail running terminó siendo la opción más fácil para continuar haciendo deporte.

Incluso hace unos años comenzó a combinar ambos deportes: cuanto más remontas un río, mejor es la pesca, así que se acostumbró a correr río arriba para poder pescar los mejores ejemplares.

Hasta ahí, todo normal . La cosa se comienza a poner interesante cuando un día, corriendo con un amigo por el campo, terminaron hablando de pesca, y Todd reconoció que se había recorrido gran parte de los lagos de la zona con la caña de pescar a cuestas. El amigo le miró con incredulidad y le dijo “llevo haciendo eso durante años y no me imaginaba que habría más gente haciéndolo”. Así que ambos se dieron cuenta de que podría haber más gente interesada en correr y pescar, y nació el Rocky Mountain Flyathon.

¿Cómo funciona el tema? En la salida se manda correr a los participantes hasta un riachuelo, donde han de coger un pez, fotografiarlo, y volver. Cuanto mayor es el pez, más tiempo se reduce del tiempo final.

Corre, pesca, bebe

Rocky Mountain Flyathon

Vale, ya lo hemos entendido. Pero si esto es un triatlón, falta el tercer deporte, ¿no? Aquí es donde llega lo bueno, lo de la cerveza. Como no se podía permitir beber alcohol durante la carrera, en la edición de 2013 organizó una gran fiesta de bienvenida el día antes de la competición en la que los participantes podían degustar cerveza artesana hasta cansarse -de hecho no mostrar mucho interés, tratando de evitar beber demasiado alcohol puede suponer descalificación-. No me quiero ni imaginar la resaca al día siguiente, cuando iban corriendo camino de la zona de pesca.

Y así va el Rocky Mountain Flyathon. Todo empezó con una carrera de cinco kilómetros, pasó en la siguiente edición a once kilómetros. En la de 2015, ya era media maratón, y para 2016 se está preparando la madre de todas las pruebas: una carrera maratón, tener que pescar cuatro piezas y acabar bebiendo cerveza de doce grados de alcohol. Tela marinera.