¡Oh aleluya! Por fin los organizadores de un triatlón se ponen serios en la lucha contra el drafting. Muchos nos quejamos, muchos decimos que es una vergüenza, que se está acabando con la larga distancia… Pero ahí sigue el tema, vas al Ironman de Barcelona y se te revuelven las tripas viendo pelotones de cincuenta personas rodando a 42kms/h cuando tú vas jodido apretando lomo a 30.

Ayer, el BH Zarauzko Triatloia 2015, el Triatlon de Zarautz, publicó una serie de medidas que se tomarán en la edición de 2015 para evitar que los listos se aprovechen del rebufo ajeno. Y como sean ciertas, más de uno se lo va a pensar dos veces.

En primer lugar, habrá una lista pública de infractores, para mayor mofa, befa y escarnio. Una vez terminada la prueba, y junto con los resultados, se publicará en su página web un maravilloso listado con quienes han sido los jetas que han sido sancionados por intentar aprovecharse. Ahora sí que no hay excusas y no sirve decir con la boca pequeña eso de “es que todo el mundo hace drafting menos yo”. Ahora, como la líes, sales retratado.

También habrá cámaras estáticas y móviles a lo largo del recorrido, sobre todo en las zonas llanas, con el plus de que encima la Organización se guarda el derecho de complementar el listado de marras con las pruebas fotográficas que lo corroboran. Es decir, que lo mismo hasta salen junto a los nombres y apellidos en la web, las caras de los aprovechados en pleno aprovechamiento de rebufo. Me parece genial.

Por último, aparte del escarnio público, aquellos ciclistas que se pasen la normativa por el forro, siendo amonestados por los jueces con dos tarjetas amarillas por drafting o que directamente sean amonestados, perderán la posibilidad de inscribirse en la edición de 2016 en primera ronda.

Ojalá se apliquen estas tres normas de manera correcta (que luego ya conocemos a los jueces, que pasan al lado de los pelotones y pasan olímpicamente), y empecemos a tener las carreteras limpias de sinvergüenzas. Así de primeras, parecen unas medidas cojonudas.