En agosto de 2017 el keniata Eliud Kipchoge se enclaustró en su base de operaciones, Kaptagat, para preparar el Maratón de Berlín. Su intención era batir el récord del mundo, en manos de su compatriota Dennis Kimetto. Para ello llegó a acumular algo menos de 1.000 kilómetros en apenas un mes, a 24 kilómetros de media diaria.

Seis meses después el mejor maratoniano del momento se enfrenta a un reto de similares condiciones: ganar el Virgin Money London Marathon este próximo fin de semana, con el aliciente de enfrentarse a dos huesos duros de roer como Mo Farah y a Kenenisa Bekele. Como muchos especialistas han calificado, nos encontramos ante el maratón del siglo.

Runix, portal francés dedicado al atletismo, ha publicado un vídeo con una de las últimas sesiones de entrenamiento del grupo de Eliud Kipchoge: 8 series de 1.600 metros a 2’52” de ritmo, con 90″ de recuperación. Además 10 series de 400 metros a 2’35”, con 45″ de recuperación. El propio Kipchoge es el que tira del grupo en más de una ocasión.

Sin duda alguna, unas velocidades a las que muy pocos mortales tienen acceso.