Con motivo de la celebración el próximo 28 de abril de uno de los maratones más esperados de los últimos años, The London Marathon ha estrenado un cortometraje desde el interior del training camp donde está concentrado Eliud Kipchoge en Kaptagat, Kenia. Un verdadero regalo de humildad, sencillez y manifestación de la filosofía de vida que han convertido a este corredor en el mejor corredor de maratón de todos los tiempos.

Un Eliud Kipchoge en estado puro, donde se muestra relajado y tranquilo entre todos sus compañeros de entrenamiento. Empezando con un simple desayuno de pan y té es como la élite del maratón mundial empieza su día de entrenamiento. Y después de terminar, una taza de té y el intercambio de ideas entre compañeros es suficiente para sentirse un equipo. Vivir y trabajar juntos hace de esta comunidad algo más que cada miembro por separado.

El corto permite adentrarnos en la habitación que Kipchoge comparte con otro atleta. Sencillez absoluta, que ya habíamos visto en anteriores ocasiones, pero que vemos que no cambia a pesar de convertirse en el plusmarquista mundial de todos los tiempos. En la pared de su habitación, una foto corriendo junto con sus tres hijos; otra con Sandy Bodecker -vicepresidente de Nike, fallecido hace unos meses- , una foto de su intento de Breaking2, bajar de las dos horas en Monza; y una de Mark Parker, su “jefe” o CEO de la marca estadounidense. Y, por último, una de su escritor favorito, Paulo Coelho, del que toma una frase: “If you want to be successful, don’t lie to yourself.”

El éxito llega del sacrificio, así lo entiende Eliud Kipchoge, que pasa de lunes a sábado concentrado en este campamento rodeado de sus compañeros, que son la clave de su éxito y que no se cansa de recordar: “Un uno por ciento de todo el equipo es más importante que el cien por cien de uno mismo”.

A disfrutar con esta lección de agradecimiento a la vida, sencillez y humildad de un corredor al que todos admiramos, respetamos y queremos.