«Toca volver a ponerse a la carga y meditar muy mucho cual va a ser mi calendario de fin de temporada«, escribía Emilio Aguayo hace unos días en su cuenta de Instagram, tras hacerse con la victoria en tierras cántabras en el Triatlón de Corrales de Buelna. Hace varios meses que tras Lanzarote no tenía previsto participar en más largas distancias este año, pero afortunadamente ha cambiado de opinión. «Hasta hace una semana lo tenía clarísimo, pero por una serie de circunstancias hay que pasar a un plan B…» concluía su publicación.

Y es que Emilio aparece como principal cabeza de lista de IRONMAN Wisconsin, que se celebra este fin de semana, el 8 de septiembre. Mientras la plana mayor de triatletas estará en Niza disputando el Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3, él estará a pocos kilómetros de Milwaukee cerrando la clasificación para Kona 2020, en el que será la primera prueba que otorgue slots. De hecho, el portal especializado Trirating, que para cada prueba del circuito elabora predicciones con altas tasas de acierto, Emilio es el gran favorito para la victoria con más de diez minutos de ventaja sobre el segundo clasificado.

Pocos rivales significativos

IRONMAN Wisconsin cuenta con una gran ventaja de cara a un Emilio que no buscó la clasificación de manera específica para Kona 2019: mientras gran parte de los PROs han apurado las opciones hasta el último minutoGustavo Rodríguez, Antony Costes, Lionel Sanders-, sin apenas margen para competir en una prueba del nuevo plazo de clasificación, él sí está en condiciones de disputar un nuevo larga distancia. No en vano el día que se celebre la prueba habrán pasado más de tres meses desde su exitosa participación en IRONMAN Lanzarote.

Reece Barclay, esposo de Lucy Charles y que ha pasado a PRO esta temporada, será el principal rival del Bisonte. Junto a él, nombres como el de Markus ThomschkeTrevor Delsaut. Mientras el alemán cuenta con algunos podios en su dilatada carrera -el último en el pasado IRONMAN Irlanda en que venció Alistair Brownlee-, el francés solo cuenta con un segundo puesto como PRO y data de hace siete años. Sin duda alguna, una situación pintiparada para que Emilio Aguayo se convierta en el primer español clasificado para Kona 2020.

Ya instalado en Madison, donde se celebra la prueba, junto a su entrenador Jaime Menéndez de Luarca, Emilio escribía ayer: «Llegué tras un viaje de dieciocho horas. Las piernas y las buenas sensaciones se han debido de quedar en España«.  Hay que contar con que la inscripción PRO ya está cerrada, con lo que no se pueden añadir más nombres de última hora: los trece inscritos que hay -uno de los startlist más cortos que pueden encontrarse en categoría masculina- son los que se pelearán por el único slot que concede la prueba.