Todos conocemos a Tim Don como ese gran triatleta, pero lo que le hace tan especial es la confianza en sí mismo. Él va más allá del límite del dolor y toca las emociones profundamente. Y así es como podemos resumir la nueva entrega que nos trae On Running de la mano de Andrew Hinton: The Man with the Halo: Iron Again.

La primera entrega, The Man with the Halo, narra la historia de superación de Tim Don desde que despertó media hora después de ser atropellado en Kona el pasado 11 de octubre: tenía el cuello roto (justo por detrás de los dientes) y la sensación de que su carrera deportiva había llegado al fin. Faltaban tres días para el Campeonato del Mundo de Ironman, el británico llegaba en el mejor momento de su vida, habiendo batido el récord del mundo de la franquicia y con opciones a podio, pero todo se truncó.

A Don los médicos le dieron dos opciones: una simple operación para recuperarse, pero que dejaría su rango de movimiento limitado y, por tanto, supondría el adiós a su carrera como triatleta o la tortura medieval del halo como único camino para una completa recuperación: «Si voy a recuperarme, voy a empujar mis límites para hacerlo lo antes posible y lo mejor que pueda. Si soy capaz seré incluso mejor que antes”, afirmó el campeón del mundo.

Todo un suplicio que le llevó a permanecer inmóvil durante 13 semanas en las que ni siquiera pudo llegar a dormir más de una hora y media seguida. Tan sólo seis meses después, Tim Dom volvía a la competición para terminar la maratón de Boston por debajo de 2 horas y 50 minutos.

A principios de temporada Tim Dom dijo que volvería a Kona y así lo hizo. En mayo, el de Zone3 lograba su primer triunfo del año, Ironman 70.3 Costa Rica. En julio intentó clasificarse para Kona en Ironman Hamburgo, pero no pudo ser.  Cancelado el segmento de natación debido a las algas, Tim Don terminaba noveno en una prueba que se convirtió en un duatlón de 6 kilómetros de carrera a pie, 180 kilómetros de segmento de bici y 42 kilómetros finales de carrera a pie.

Tampoco pudo ser en Ironman Copenhague disputado el pasado mes de agosto. Los problemas estomacales hacían abandonar al británico en el kilómetro 25 de la carrera a pie cuando era cuarto en la prueba. Pero la justicia poética actuó de su lado y Tim Don obtenía el primer puesto “roll down” que le daba pasaporte directo a Kona.

Tim Don terminaba lejos de sus posibilidades en el puesto número 36 y muy lejos de los puestos de podio. Nadaba en 50:34, saliendo en el puesto 17 del agua, hizo un segmento bici en 4:19:11 que incluso le permitió adelantar un puesto en la clasificación, pero no tuvo el día para la carrera a pie y se fue hasta un 3:29:55 quedando en el puesto 36 de profesionales. La felicidad de Tim Dom al reencontrarse con la meta de Kona lo decía todo, una de las entradas más emotivas que se vivieron en Kona el pasado mes de octubre y que hoy puedes revivir en este documental que acumula ya casi 42.000 visitas desde su estreno ayer jueves, 20 de diciembre.