Eneko Llanos, al igual que Javier Gómez Noya y Gurutze Frades, estará el próximo 10 de junio en la línea de salida de Ironman Cairns, Campeonato de Oceanía de la distancia, y que otorga 4.000 KPR al ganador.

Al igual que el gallego ha publicado estas últimas semanas a través de las redes entrenamientos de más de treinta kilómetros de carrera a pie, con bici previa, ayer sábado el que fuera subcampeón del mundo de Ironman en 2008 –único español en subirse al podio en toda la historia de la prueba-también dio muestras de su potencial a solo dos semanas de volver a competir.

Según compartió con sus seguidores a través de su cuenta de Instagram, ayer acumuló nada más y nada menos que 180 kilómetros de bici más 16 kilómetros de carrera a pie. El vasco disputó la Orbea Gran Fondo, una cicloturista que se disputa por los alrededores de su Vitoria natal y en la que llegó a acumular hasta 2.000 metros de desnivel positivo. Según relata Juan Carlos Nájera, director de carrera, «ha sido un día complicado tanto para los participantes como para la organización«, La lluvia y el frío, presente a lo largo de toda la carrera, da más valor si cabe al entrenamiento de Eneko.

El propio Eneko escribía al respecto: «Todo bien amenazado con tormentas, lluvia y unos minutitos de sol«. Su tiempo en meta se acercó a las seis horas -algo menos- con una potencia media de 238 watios y una potencia normalizada de 281. Así, para pasar la sobremesa.

Y si esto no fuera suficiente, nada más terminar con la bici se calzó las zapatillas para correr otros 16 kilómetros a un ritmo de 4’03». En total han sido unas siete horas de exigente entrenamiento, sin duda alguna una piedra de toque de calidad para lo que le espera en Australia, donde además de con Javi, tendrá que batirse el cobre con triatletas del nivel de Terenzo Bozzone o Cameron Wurf.