¿Has entrenado alguna vez con un bañador de arrastre? ¿Sabes que puede ayudarte para mejorar la fuerza en el agua? La mejor manera de entrenar fuerza y potencia de un nadador, además de entrenar en gimnasio, es entrenar la resistencia en el agua. Si ya has pasado la fase de corregir la técnica  y sientes que nadas ya como pez en el agua, además de darte la enhorabuena, quizá sea hora de mejorar tu fuerza y resistencia muscular para seguir mejorando.

Y la fuerza en el agua va de la mano con la eficiencia. El objetivo de todo nadador que se precie es avanzar la máxima distancia posible con el menor número de brazadas. Seguramente tu entrenador ya te haya hecho medir el número de brazadas que das en cada largo, el famoso «DPS» (distance per stroke). Y a partir de ahí, el objetivo es conseguir ir reduciendo el número de brazadas en cada piscina.

1-20-007-101-image-usage-6

 

Un bañador de arrastre o «drag suit» es un nuevo elemento que puede ayudarte a partir de ahora. Sí, ya sé que tenemos toda suerte de instrumentos para ir a la piscina. Vamos con bolsas llenas de cosas: pullboy de formas, colores y tamaños diversos; tubas, palas pequeñas, medianas y enormes; aletas cortas y de submarinismo, tablas, gomas para los pies, etc. Y digo yo, ya que estamos metidos en faena, ¿qué más nos da probar una cosa más? Así como hay mucho triatleta al que le encanta entrenar con bañadores de neopreno, también hay muchos nadadores que utilizan los bañadores de arrastre y de bolsillos para aumentar la resistencia en el agua y entrenar con mayor carga hidrodinámica.

Un bañador de arrastre o con bolsillos está diseñado con el objetivo de atrapar el agua, aumentando considerablemente la resistencia. Solo tienes que ponértelo para darte cuenta de la diferencia de esfuerzo que tendrás que hacer nadando con tu bañador habitual y el esfuerzo que tendrás que hacer con este nuevo modelo.

En función del modelo que elijamos, el bañador tendrá agujeros de diferentes tamaños que harán que el agua se cuele y forzosamente tengas que hacer más fuerza para poder nadar. Una forma sencilla para mejorar y conseguir potencia y velocidad en tus entrenamientos de piscina. Eso sí, ya te avisamos que tus tiempos en las series aumentarán, no vaya a ser que te nos vengas abajo porque estás avisado. Te caerá en torno a 1 ó 2 segundos por cada cien metros, pero imagínate cuando te lo quites… ¡¡Vuelas!!

¿Cuánto cuestan?

El precio suele rondar los 20-30 euros y todas las marcas te ofrecen modelos de este tipo de bañadores. La mayoría está concebida para ponérselos encima del bañador normal y algunos tienen hasta cuatro bolsillos adicionales para recoger todavía más agua y aumentar la resistencia. Aunque existen modelos específicos para mujeres, la mayoría suelen ser válidos para hombres y mujeres.

Rebajas
Head Double Power Drag Suit - Bañador para Hombre, Talla XS
  • Incrementa las habilidades aeróbicas con el tejido Doyble Power Drag
  • 100% poliéster, resistente a los efectos del cloro y la luz solar
  • Diseño reversible, te permite elegir la intensidad de tu entrenamiento usando una parte o la otra

Si no te quieres gastar ni un euro en bañadores de arrastre, otra técnica más sencilla y barata de mejorar resistencia y rendimiento en el agua es la de entrenar con una camiseta. Eso sí, pregunta primero en la piscina donde entrenes si está permitido tirarse al agua con camiseta. Si es que sí, coge una camiseta de manga corta normal, que te quede amplia y empieza a nadar con ella.

Al igual que te decíamos antes con el bañador de arrastre, los tiempos irán empeorando con camiseta. Es normal. Arrastras una camiseta mojada con peso, tu técnica de natación se resentirá y tu velocidad desciende. Pero en pocas semanas, estarás en tus tiempos habituales.

¿Puede usarlo cualquier nadador?

El bañador de arrastre está indicado para nadadores en general de nivel medio-alto con buena técnica. Un nadador de nivel bajo o con poca técnica verá como este tipo de bañador empeora todavía más su estilo porque la flotabilidad se reduce y la cadera se irá hacia abajo, con el consiguiente cambio de posición del cuerpo.