Este post sobre el entrenamiento de preparación del ironman no tenía que ser hoy. Tenía que ser mañana. Aquí tenía que ir una crónica del B de Banyoles, contando lo mal que lo había pasado, que vaya sufrimiento subiendo en bicicleta… Pero no. Un accidente ayer llegando de entrenar, a dos calles de casa, nos ha dejado a la Scott y a mí del revés: ella para el desguace, y yo con el pulgar de la mano izquierda roto, herida con inicio de quemadura en el hombro derecho, y puntos en la oreja derecha. Un adonis.

Así que toca reposo. Mañana lunes tengo que ir al ambulatorio a hacerme curas y preguntaré qué tipo de entrenamiento puedo hacer. Supongo que hasta que el viernes me quiten los puntos, será más que relativo, pero me imagino que después carrera a pie y bici estática deberían permitirme. O eso pasa por mi cabeza ahora mismo.

Sea como sea me pierdo tanto Banyoles como Arroyo de la Encomienda. Pero voto a Bríos que voy a buscar un media distancia para hacer la semana después de estar cien por cien recuperado. Sea donde sea.

Y vamos, la decisión que tenía que tomar hoy por la tarde, sobre si full ironman si, o full ironman no, ya está tomada: Sí.

Lunes:

Tenía que ser: Descanso.

Fue: No tenía ganas de descansar, así que hice 40′ de rodillo + 15′ de carrera a pie (en la cinta y sin transición) y 30′ de pesas.

Martes: 

Tenía que ser: Natación (500 de calentamiento, 8×50 de técnica, 200-300-400-500 con 45″ de descanso, 8×50 de técnica y 300 de vuelta a la calma) + Carrera a pie (45′ en Z2, con 5 min en Z4 a los 10′)

Fue: 30′ de pesas por la mañana, antes de ir a trabajar, más la natación -que hice toda menos los 300 de enfriamiento finales- y entrenamiento en el club: 25′ de calentamiento + 1×2000 + 1×1000 + 2×500. Me vi bien, mejor que la semana pasada. Poco dolor en los tibiales, y las piernas más recuperadas. Supongo que el hidroxil comienza a dar resultado.

Miércoles:

Tenía que ser: Bicicleta (45′ en Z2) + Transición rápida + Carrera a pie (15′ en Z2).

Fue: 23 min de rodillo. Estaba practicando el track del Triatlón Olímpico de Arroyo de la Encomienda, y en la primera subida a Ciguñuela, el bkool se quedó tonto, como si constantemente estuviese en pendiente positiva del 6%. Era súper incómodo, así que opte por parar e intentar arreglarlo. Fui incapaz. Luego tenía tal cabreo que no tenía ganas de entrenar más.

Jueves:

Tenía que ser: Natación (500 de calentamiento, 8×50 de técnica, 7×125 con 20″de descanso, 7×75 con 15″ de descanso, 8×50 de técnica y 300 de vuelta a la calma) + Bicicleta (1h en Z2, con 5′ en Z4 a los 15′)

Fue: 1h de rodillo entre Z1 y Z2. Dado el problema de la mierda del bkool, fui bastante lento y apretando bastante de piernas.

Viernes:

Tenía que ser: Natación (3.000 continuos a un ritmo cómodo) + Carrera a pie (1h en Z2 con 5′ en Z4 a los 45′)

Fue: 1h de carrera a pie en la cinta, sin subir de 159 ppm. Iba bastante cansado, pero conseguí insertar los 5′ en Z4, que era un ritmo de 15kms/hora. Los diez restantes los hice de recuperación, entre 10 y 11’4kms/h. Al final me salieron 12’2 kms de distancia total.

Sábado:

Tenía que ser: Bicicleta (2h30′ en Z2) + Transición rápida + Carrera a pie (15′ en Z2)

Fue: 2h de bicicleta, justos 50 kms. Hacía bastante viento. Tiré para Cerdanyola, subí a Bellaterra y luego di otra vuelta por el recorrido del Duatlón. Tenía previsto subir Forat del Vent volviendo para casa, pero iba cargado de piernas, tenía malas sensaciones cara a Banyoles, y decidí no forzar.

Domingo:

Tenía que ser: Bicicleta (30′ en Z1 a 100 rpm) + Carrera a pie (1h en Z2)

Fue: Descanso, aka Dar de comer a las palomas.