La UCI se ha tenido que enfrentar por primera vez a un caso poco habitual en el mundo deportivo. El equipo ciclista PPCC ocultaba tras su acrónimo el nombre de Porn Pedallers Cycling Club, o lo que es lo mismo, un club de ciclismo formado por artistas, productores y distribuidores de la industria del cine para adultos o porno.

La Federación Británica de Ciclismo, British Cycling, ha revocado la licencia del club PPCC acogiéndose al amparo de la norma de la UCI 1.1.089 que viene a decir que “ningún producto pornográfico o cualquier otro producto que pueda dañar la imagen de la UCI o el ciclismo en general será asociada directa o indirectamente con un titular de una licencia”.

Las reacciones por parte de los integrantes del club no se han hecho esperar y han denunciado públicamente a través de las redes sociales que “el ciclismo es para todos excepto para gente como nosotros. Somos un club de ciclismo, montamos en bicicleta por diversión”, critica el club en su cuenta de Twitter. El PPCC, que cuenta entre sus filas con actrices del cine para adultos como Rebecca More, no entiende la cerrazón del organismo ciclista internacional y afirma que “también recaudamos fondos para la asociación Terrence Higgins Trust (una organización benéfica británica que realiza campañas enfocadas a terminar con el VIH en Reino Unido), por lo que se pregunta: “¿Está justificada esta decisión?”.