Lo bueno de leer Planeta Triatlón es que si acabas de empezar en esto del ciclismo, puedes ahorrarte ocho errores típicos que todo ciclista ha cometido en sus primeros pasos. Si te identificas con alguno de ellos o estás próximo a cometerlo, todavía estás a tiempo de arreglarlo. Presta atención, sobre todo, a aquellos que te hacen más seguro en la carretera y pueden ayudar a salvar vidas. El resto más bien son de postureo en tu nueva faceta de ciclista.

Demasiados kilómetros demasiado pronto

Uno de los principales motivos de lesión en ciclismo es intentar hacer muchos kilómetros cuando todavía no estás preparado. Ve metiendo distancia poco a poco, relájate y tómate tu tiempo para que el cuerpo se vaya haciendo al kilometraje. Cuando sales a entrenar, no salgas a fuego desde la primera pedalada ni te piques con nadie para terminar agotado y penar en los últimos kilómetros. Calienta durante el primer tercio del entreno, coge un buen ritmo durante el segundo, y echa el resto y lo que te quede en el último tercio.

Previsión de avituallamiento

Si vas a coger la bici solo para andar una hora, no necesitas salir lleno de barritas y geles como si no hubiera un mañana. Eso sí, agua mejor que sobre y que no falte nunca. Pero si piensas estar más de dos horas dando pedales, entonces no olvides llevarte comida en forma de barrita o como mejor te guste. Come cada 45 minutos e ingiere algún tipo de alimento en dosis pequeñas cada 15 ó 20 minutos para no llegar a sentir el estómago vacío. Olvidarse de comer cada “x” tiempo puede llevarte a un pajarón a la mínima o incluso entrar en un estado hipoglucémico.

Visibilidad en bici

Suponer que los coches nos ven cuando vamos en bici es un error que muchos ciclistas, novatos y experimentados, cometen. Y es un error que puede hacer que te atropelle un coche. Ten siempre por seguro que cuando sales en bici tu visibilidad no está garantizada, es más, eres invisible para los coches.

Estáte siempre atento al tráfico que viene por detrás revisando mirando por encima del hombro y escuchando el tráfico. No siempre puedes ver lo que pasa en 360 grados, pero se puede estar atento a tu entorno. Si es posible, asegúrate antes de hacer cualquier movimiento repentino, sobre todo en los cruces.

Necesitas la mejor equipación

No necesitas la mejor ropa de ciclismo, ni las últimas zapatillas, o un pepino de bici para convertirte en ciclista. No hay duda que un buen equipo y una buena bici ayudan a sentirte mejor, pero la sensación de ir pasando bicicletones conforme vas subiendo con una bici normalita es algo que el dinero no puede pagar.

Ropa interior por debajo del culotte

¿Ropa interior debajo del culotte? No. Simplemente no, no y no. Por favor, si no has salido nunca en bici y te lo estás pensando, haz caso a este punto. Los culottes con tirantes están hechos para ser usados sin ropa interior, de lo contrario, la rozadura puede ser insoportable.

No llevar casco

Muchos ciclistas ocasionales se fijan en lo que hacen los ciclistas de toda la vida e intentan imitarles. Coger ideas como llevar calcetines o cinta de manillar en color brillante está bien, pero algo que nunca deben imitar es no llevar casco. Llevar casco es obligatorio siempre, porque salva vidas. Aunque sea para ir a por el pan, hay que llevarlo puesto. Nunca sabemos cuándo nos va a pasar algo y ver a un ciclista sin casco es de idiotas. Utilízalo siempre, te salvará la vida.

Exceso de confianza escalando

Te sientes muy bien, y esta subida te la comes con patatas. ¿Tus amigos bajan velocidad prudentemente? Bah, allá que vas.

¡Esto tiene más desnivel de lo que pensaba! ¿Cuánto falta para llegar arriba? ¿En serio? ¿Pero si llevo subiendo 40 minutos? Ufff, no puedo más.

¿Qué es ese ruido detrás? Ah! son tus compañeros salida que pasan y te dejan a rueda mientras suben a velocidad constante. ¿Por qué no pensaste en eso?

Si vas a atacar, asegúrate de que eres capaz de mantenerlo durante más de unos segundos….

Caídas con los automáticos

Todos, absolutamente todos, nos hemos caído alguna vez usando pedales automáticos. Aunque al principio cuesta acostumbrarse a ellos, confía en que te acabarás haciendo y el pedaleo es mucho más eficiente con calas.

Es fácil olvidarse que estás atado a la bici cuando llegas a un semáforo o a un cruce, te olvidas que tienes que sacar los pies de los automáticos, caída al canto y risas de todos los que te rodean. Un clásico por el que todos hemos pasado.