Hace un par de semanas el norteamericano Andrew Starykowitz (Chicago, 1982) saltó a la actualidad triatleta por batir en Miami el récord del segmento ciclista en distancia Ironman 70.3, rompiendo todos los registros hasta la fecha al completar los 90kms en 1h56’11”, a una descomunal media de 46,55kms/h. Para ponerlo en situación, Bradley Wiggins tiene el record de la hora en velódromo en 54’52kms, y en la pasada Vuelta a España Tom Doumolin venció en la contrarreloj de Burgos con una media final de 49’54kms/h.

Pero es que no suficiente con ésto, en el Ironman de Florida de 2013 batió el record de la distancia Ironman, con 4h02’17”. Sobre una bici de fabricación española, por cierto, la Orbea Ordu. Aparte, en esa misma prueba se convirtió en el úniconorteamericano que ha sido capaz de bajar de ocho horas en un Ironman: 7h55’22”.

Es decir, el americano actualmente es el poseedor de los segmentos más rápidos de bicicleta tanto en Ironman como en Ironman 70.3. Además tiene el parcial más rápido del Campeonato del Mundo de Hawaii en 4h21’50” y el parcial más rápido de Challenge Roth en 4h09’13”.

Andrew Starykowitz

Pues bien, ayer domingo la volvió a liar parda, esta vez en distancia Ironman, al terminar los 180kms del segmento ciclista del Ironman de Arizona en 4h03’35”, lo que supone una media de 44’89kms/h, a poco más de un minuto de su propio record. Hay que tener en cuenta que justo hace una semana, en el Ironman 70.3 de Austin, Texas, también quedó primero del segmento bicicleta con 2h08’38”. Vamos, que carrera a la que va de media y larga distancia, carrera en la que al menos sobre las dos ruedas queda primero.

Con estos datos, podemos asegurar con rotundidad que sí, que hoy por hoy Andrew Starykowitz es el mejor triatleta de distancia Ironman en lo que al segmento de bicicleta se refiere. Si alguien puede bajar de las cuatro horas, sin duda es él.