Creo que nadie discute que los estiramientos son una parte más de nuestro entrenamiento, pero si abordamos el tema de en qué momento hay que estirar, puede que ya no haya consenso. He tenido varios entrenadores a lo largo de mi globera carrera deportiva, y cada uno tenía un proceder distinto: he visto sesiones con los estiramientos al principio, otros justo después del calentamiento, al acabar… Vamos, que hay de todo, como en botica.

Hay que tener en cuenta -y quizás aquí vienen las diferencias de criterio- que la movilidad articular puede estar incluida dentro de una sesión de entrenamiento y tener objetivos diferentes: se pueden llevar a cabo dentro de la fase de calentamiento, durante el entrenamiento, y al finalizar. En todo caso la intensidad debe adaptarse a cada fase, cara a optimizar los efectos positivos.

Podría incluso haber sesiones específicas del entrenamiento de la elasticidad.

Estiramientos en el calentamiento

Sirve de activación. El proceso sería movilidad articular de tobillos, rodilla, hombros y cadera, buscando la elasticidad necesaria para permitir un arco de recorrido adecuado en los movimientos que se van a hacer en la sesión de entrenamiento. También hay que hacer movilidad muscular para evitar lesiones: cuando el músculo está frío, la elasticidad es menor a la necesaria para poder desarrollar el esfuerzo posterior en condiciones.

Como triatletas, este sería el entrenamiento en las sesiones de natación, bicicleta y carrera a pie.

El estiramiento idea es dinámico, buscando una mayor actividad muscular, mayor agilidad y mejor coordinación.

Posteriormente tiene que haber una fase cardiovascular para aumentar el ritmo de pulsaciones. Esto es importante, el proceso es 1) estiramientos 2) activación muscular, y no al revés. Si cambiásemos el orden, en el estiramiento vuelve a enfriarse el músculo, acortarse, y corremos riesgo de lesión, que es justo lo que estábamos tratando de evitar.

Estiramientos durante el entrenamiento

Lo que se busca es frenar la pérdida de elasticidad. Estos estiramientos se tienen que utilizar principalmente en las sesiones de fuerza: el entrenamiento con peso y el aumento del tono muscular por la activación de fibras musculares facilidad que perdamos movilidad articular y se busca tratar de mitigarlo favoreciendo la relajación de los músculos y el riego sanguíneo.

Estos estiramientos se han de hacer con una menor intensidad que los que se hacen en el calentamiento.

Estiramientos tras el entrenamiento

Se busca principalmente favorecer el riego sanguíneo y la recuperación posterior. Se ha de hacer con una intensidad media y sin llegar a sentir dolor.