Se pueden encajar las sesiones, casi con calzador, en nuestro ajetreado día a día, siempre con la premisa de disfrutar de nuestro deporte y no vivir por y para el mismo…  eso dejémoslo para  aquellos que nos ponen el vello de punta viéndolos en acción en las Series Mundiales…

Pero que será mejor nadar a primera hora o al anochecer? correr al mediodía con el sol a plenitud o dejarlo para antes de cenar? Muchas dudas, muchas preguntas y algunas respuestas que enumeramos a continuación.

Tendremos en cuenta 4 aspectos:

Debilidades

Cada triatleta es un mundo, es diferente, asimila las sesiones de forma distinta, ha tenido una vida concreta, ha hecho deporte o no, si lo ha hecho durante 1 mes, 3 años, o toda la vida… Teniendo en cuenta todo esto sabremos afrontar las fragilidades de cada cual.

La disciplina que peor lleves será la que desarrolles la primera en tu día de entrenamiento, ya que es cuando el organismo está descansado y listo para desarrollar todo su potencial, absorber conocimientos como una esponja y exprimirse al máximo. Así pues, si provienes del atletismo y has hecho escasos 2000m de natación a lo largo de tu vida, tu primera sesión será en la pileta y la última en la pista de atletismo.

Foto: Lindsay Perry // Hearst Connecticut Media

Foto: Lindsay Perry // Hearst Connecticut Media

Periodo de la temporada

En los mesociclos de acumulación (periodo de base) y primera parte de transformación (periodo específico) el orden de las sesiones puede ser más aleatorio, intentando dar prioridad a las sesiones de fuerza y técnica, por lo tanto, podríamos meterlas en la primera sesión matutina.

Sin embargo, en los mesociclos de realización (periodo competitivo), imitaremos en la medida de lo posible el orden de nuestro deporte, además de realizar las sesiones en los horarios de la competición objetivo, para acostumbrar al cuerpo a sacar todo su potencial a esa hora concreta, que es lo que buscamos, rendir al máximo el día “D” a la hora “H”

Disciplina a desarrollar

Si nos encontramos, por ejemplo, en el mesociclo específico de desarrollo de la carrera a pie, la carga en este segmento será mayor respecto a los otros 2, entonces le daremos prioridad en nuestro agenda diaria en detrimento de la natación y ciclismo.

En estos casos, utilizaremos las sesiones de los otros 2 deportes para “limpiar” la fatiga producida por el que estamos desarrollando, mediante sesiones aeróbicas

Fuerza

La cuarta en discordia pero no menos importante… Su posición en nuestro calendario particular será la última, salvo en mesociclos de desarrollo específico de la fuerza, que podemos meter la sesión justo antes del segmento en donde queramos desarrollar esa fuerza. Por ejemplo, si nos encontramos en un microciclo de desarrollo de la fuerza específica en la natación podemos calentar 1000-1500m en el agua, hacer la sesión de fuerza correspondiente en el gimnasio y volver a tirarnos al agua para transferir ese trabajo con 3×400/45″ UAN.