Tu vida deportiva puede ser todo lo larga que tú quieras, mientras hagas las cosas bien, sin quemar etapas innecesarias, con pasión, amor y sin que te cree una obligación, sino una adherencia infinita.

Quién no ha escuchado la frase lapidaria de “voy a hacer un ironman” y tú, que eres su entrenador, te preguntas “¿pero sabe realmente dónde se mete?

Expliquemos el porqué del adjetivo lapidario: En primer lugar, hacer un larga distancia con bagaje de entrenamiento continuo y supervisado en menos de tres años es una temeridad y, probablemente, destruya tu vida deportiva, tus ganas de entrenar y tus hábitos saludables exhibidos en Instagram.

Por otro lado, es un esfuerzo brutal, que tiene unas consecuencias físicas y psicológicas que se subestiman. ¿Sabíais que hasta los quince días posteriores a la prueba tus marcadores fisiológicos y organismo no vuelven a la normalidad? Eso no se suele tener en cuenta… Os dejo el enlace de un post escrito por un servidor dónde explica esos efectos y cómo recuperarse.

Efectos de un ultramaratón en el organismo

Ahora bien, un triatleta tiene que pasar por varias fases de desarrollo en función de su evolución deportiva y madurez. Quedando claro que el perfil de triatleta del que estamos hablando es un persona que se ha iniciado en el deporte en edad adulta.

Podemos dividirlo en 3 fases bien diferenciadas:

Fase 1: aprendizaje y disfrute

Tiene una duración de dos años, en los que el tipo de entrenamiento pasa por la técnica y bases del deporte, V02 Max y velocidad. A lo largo de este periodo, se tienen que disputar pruebas de duatlón sprint, acuatlón, triatlón sprint y, en la medida de lo posible, todas las disciplinas relacionadas con triatlón que impliquen una duración máxima de una hora y media.

Así el aprendizaje y el desarrollo serán ricos, completos y variados.

Fase 2: especialización

A partir de ahí, una vez asumidos los conceptos, llegamos a la fase de especialización, que también dura aproximadamente dos temporadas. En este periodo de tiempo se entrena la técnica y todas las capacidades posibles.

En cuanto a las pruebas, hablamos de triatlones que ronden las dos horas de duración.

Fase 3: conocimiento

El resto de la vida deportiva se incluye dentro de esta pase, en la que se entrena de manera especializada en la distancia que más guste y se disfrute. ¿Qué competiciones? De todo: triatlón sprint, olímpico, media distancia, larga distancia, e incluso ultradistancia.

Conclusión

¿Así que no puedo hacer un medio o un Ironman hasta pasar cuatro años de entrenamiento? ¿Ni debutar en un triatlon olímpico el primer año? Mi consejo es que no, que sigas las pautas anteriormente enumeradas para tener un correcto desarrollo deportivo y una buena salud competitiva

El establecimiento de estas tres etapas no es algo aleatorio, que haya plasmado en este artículo de la nada, sino que viene respaldado por estudios científicos y años de experiencia como entrenador, dónde analizas cada paso dado por el fanatismo triatlético, donde observas cada tumba deportiva cavada por pruebas de ultrafondo.

Entrenar y competir, probaros y experimentar, pero siempre desde el control objetivo de un entrenador profesional.

Referencias

  • San Martín Díez, J. Cómo evoluciona un atleta en 2 temporadas consecutivas. Jorge San Martín Díez. Recuperado de https://jorgesanmartindiez.wordpress.com/2017/02/22/como-evoluciona-un-atleta-en-2-temporadas-consecutivas/
  • San Martín Díez, J. Efectos de un Ultramaratón en el organismo. Jorge San Martín Díez. Recuperado de https://jorgesanmartindiez.wordpress.com/2015/09/23/efectos-de-un-ultramaraton-en-el-organismo/

Sobre el autor de este artículo

jorge san martin entrenador de triatlónJorge San Martín, Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Entrenador personal en TrainerJSM, Dephion Performance y online. ¿Buscas entrenador? ¡Hablemos!
 Jorge San Martin entrenador personal