Lo decíamos el martes pasado, que este chico iba a dar mucho que hablar. Le llaman el nuevo Eddie Merckx y también el Messi del ciclismo, pero lo cierto es que Remco Evenepoel sigue brillando con luz propia al hacerse con la prueba contrarreloj individual del Campeonato del Mundo júnior de ciclismo en ruta que se disputa en la localidad austriaca de Innsbruck primero, y al ganar hoy la prueba de ciclismo en línea junior del Mundial. Doblete para un joven belga que venía de jugar al fútbol. Hace tan solo dos años su deporte era el balón, pasando por equipos como el PSV, el Anderletch de Bruselas y llegando a ser incluso capitán de los «diablos rojos», la selección belga sub-16. Pero nada que ver con su rendimiento en la bici, deporte en el que ha conseguido su segundo doblete, tras haber ganado también las dos pruebas del Europeo de Brno, en la República Checa.

La prueba de ciclismo en línea se disputaba sobre un trazado de 132 kilómetros y tres subidas importantes. Nada pudo con Evenepoel, que incluso sufrió una caída durante la prueba que le hizo perder un par de minutos. Junto al nuevo fenómeno del ciclismo belga, solo el alemán Marius Mayrhofer (+ 1’25») y el italiano Alessandro Fancellu (+1’38») intentaron seguir la estela del que hoy por hoy es el rey de su categoría. Pero Evenepoel subió como un verdadero cohete las últimas ascensiones de la prueba, la subida a Igls, una ascensión de 7,9 kms. al 5,7 por ciento de desnivel y tramos de hasta el 10 con la cima situada a unos 13,5 kms de meta, donde pudo deshacerse definitivamente del alemán en su lucha por la victoria.

Llegó a meta en solitario como los más grandes, y se bajó de la bici para cruzar andando como suele hacerlo su compatriota Philippe Gilbert. Victoria y doblete para el que está llamado a tener un apodo como los más grandes del ciclismo, pero hoy por hoy es Remco Evenepoel.