El umbral de lactato puede variar drásticamente en un mismo triatleta en función de múltiples condicionantes. Esto es importante a la hora de planificar nuestros entrenamientos, controlar las intensidades y, sobre todo, analizar nuestros resultados. Lo ideal, como en todo, sería poder tener datos ceteris paribus, todo constante, pero no es así. Así que aquí van factores que pueden influir en dónde está vuestro umbral:

Hora del día a la que se entrena

La mayoría de los triatletas tienen menos velocidad en el umbral de la mañana que en la tarde. Hay bibliografía (R. Averhoff) que encuentra diferencias de hasta cuatro segundos en 100 metros en entrenamientos de natación hechos por la mañana y hechos por la tarde. Esto, en principio, se atribuye a cambios enzimáticos y químicos del propio cuerpo, además de que el sistema anaeróbico cambia entre primera hora de la mañana y última hora de la tarde. De aquí que algunos triatletas rindan mejor en competiciones matutinas, y otros en las vespertinas.

Los sesiones de intensidad o las competiciones realizadas recientemente

Las reservas de glucógeno tardan entre 36 y 72 horas en recuperarse totalmente, de ahí que los triatletas tengan un umbral de lactato más bajas después de un entrenamiento de intensidad. Si en cambio el día previo el entrenamiento transcurre a baja intensidad, el umbral no se ve afectado por la falta de glucógeno. De ahí, por ejemplo, que no se tienen que hacer entrenamientos de gimnasio los días antes de competir.

La dieta

Si los días previos a un entrenamiento sobre el umbral de lactato seguimos una dieta rica en carbohidratos, nos aseguraremos tener bien cargadas las reservas de glucógeno en los músculos, y poder ir a mayores ritmos que sin ellas. Por tanto, se debe calibrar cómo ha sido la ingesta previa para sacar conclusiones de los resultados.

Relacionado: Ejemplo de dieta hipocalórica para ganar fuerza

El clima y la temperatura

Las medidas de lactato son más altas con a medida que se incrementa la temperatura, de ahí que posiblemente en verano los resultados sean unos, y en invierno otros.